Política monetaria

El precio de la vivienda usada se desacelera, pero aún crece al 16%

El precio de la vivienda usada se incrementó un 16,6% durante el tercer trimestre del año sobre el mismo periodo de 2004, según los datos hechos públicos ayer por Tinsa. La tasadora explicó que este encarecimiento apunta ya hacia una progresiva desaceleración.

El último informe elaborado por Tasaciones Inmobiliarias S.A. (Tinsa) muestra como el precio medio del metro cuadrado construido de vivienda usada alcanzó los 1.772,7 euros en el tercer trimestre del año, lo que representa un incremento del 16,6% sobre idéntico periodo de 2004. El estudio distingue entre el precio de los inmuebles en las capitales de provincia, que se situó en una media de 2.304,5 euros por metro cuadrado (un 16% más), y el resto de poblaciones, donde marcó 1.483,5 euros (un 17,12% superior).

El presidente de Tinsa, Ildefonso Ortega, explicó ayer durante la presentación de estos datos que los incrementos registrados durante el tercer trimestre de este año, pese a ser todavía elevados, anticipan una progresiva desaceleración, ya que contrastan con revalorizaciones de casi el 19% en el primer trimestre de 2005, el 17,2% en el segundo y del 19,1% en el tercero de 2004.

Según el análisis de las cifras por comunidades autónomas, en siete de ellas el encarecimiento del tercer trimestre fue inferior en 2005 al protagonizado durante el mismo periodo del año anterior. En dos comunidades el ritmo de avance es el mismo, mientras todavía en ocho los precios inmobiliarios crecen en la actualidad más de lo que lo hacían doce meses antes (ver ilustración).

Las capitales con valores medios más altos son Madrid, con 3.519,9 euros por metro cuadrado, Barcelona, con 3.224,3 euros y Bilbao, con 2.687. Por contra, destacan Lugo, con 765,2 euros por metro cuadrado, Ourense, con 1.105,1 y Zamora, con 1.157 como las tres ciudades con las casas más baratas.

Ortega atribuyó esta desaceleración a un 'ajuste' entre la demanda y la oferta del mercado, aspecto que, según precisó, se refleja en una mayor ralentización del periodo de venta, que en varias zonas ha llegado a duplicarse, como es el caso de algunos barrios de Madrid, y a una sensible diferencia entre el precio inicial de venta y el coste final al que se cierra la transacción.

Asimismo, el máximo responsable de Tinsa destacó que el precio de las casas de segunda mano antiguas, con déficit de equipamientos, y situadas en los municipios del extrarradio de las grandes ciudades ha registrado un 'fuerte' aumento, debido a la 'presión' de una demanda, formada sobre todo por inmigrantes, que no tienen la capacidad económica 'suficiente' para adquirir otras viviendas. Otro de los datos relevantes que ofrece el último estudio de Tinsa es el que hace referencia a su actividad.

De enero a septiembre, esta sociedad valoró un total de 321.908 viviendas nuevas, un 19% más que hace un año, mientras que en pisos usados el crecimiento fue del 10% (189.768 inmuebles), lo que da como resultado una mejora de la actividad de la tasadora del 14,5%, una prueba más de que la desaceleración parece haber llegado a los precios, y no tanto al número de transacciones.

La oferta de alquiler se multiplica por cuatro

La oferta de vivienda en alquiler en Madrid capital ha ido aumentando hasta multiplicar por cuatro el número total de viviendas que en 2001 se ofrecían al mercado, según la base de datos del portal inmobiliario idealista.com. En concreto, tras el pasado verano, la oferta de alquiler en la ciudad había ascendido a 12.541 anuncios, frente a los 3.301 que estuvieron publicados en el mismo periodo hace cinco años, lo que supone un 280% de aumento de la oferta de vivienda en régimen de arrendamiento.

Aunque el crecimiento ha tenido una evolución constante, se produjo un espectacular salto cuantitativo entre 2003 y 2004, cuando se pasó de 7.973 anuncios a 12.380. Desde entonces, el incremento ha sido más moderado, pero es posible que para el próximo año se produzca un aumento más marcado, según dijo ayer el director general del portal inmobiliario, Jesús Encinar. 'Si el mercado de vivienda en venta se ralentiza, es posible que esas casas salgan al mercado de alquiler'.