Presupuestos 2006. S. Social

Las cotizaciones superan con holgura el gasto en pensiones

La Seguridad Social seguirá siendo el salvavidas financiero del Estado en 2006. Tiene previsto ingresar 97.478 millones de euros, y sólo gastará 90.592; por tanto, ofrecerá un saldo superavitario de unos 7.000 millones de euros, al menos si se cumple a rajatabla la estimación presentada ayer por el ministro de Hacienda, Pedro Solbes. En términos relativos, este saldo favorable es el 0,7% del PIB que permite al Gobierno equilibrar las cuentas públicas e incluso arrojar unos números negros finales del 0,2% del PIB.

Este desahogo en las cuentas de la Seguridad Social se produce por las fuertes aportaciones hechas por los trabajadores y los empresarios, mientras que los gastos se mueven en variables mucho más moderadas, a pesar de los incrementos realizados en las cuantías de las pensiones mínimas del sistema.

La principal fuente de financiación de la Seguridad Social son las cotizaciones de ocupados y parados, que llegarán a 90.169 millones de euros, con un avance del 8,4%. Con este partida se financia ya más del 92% de todo el gasto del sistema público de pensiones. De hecho, la nómina de pensiones es de únicamente 86.175 millones de euros. Por tanto, existe un excedente explícito de cotizaciones que se destina a financiar otras partidas de gasto no imputable económicamente a las cotizaciones.

Las aportaciones de empresas y trabajadores (84.074 millones de euros, un 8,6% más) se fundamenta en un aumento sostenido del número de cotizantes (la estimación de aumento del empleo es de 469.000 personas); y con las actualizaciones según el Salario Mínimo de las bases mínimas de cotización, del 2% (previsión de IPC) en las bases máximas y de lo que crezca la masa salarial las bases medias. Por lo que se refiere a los tipos de cotización (que determinan junto con la base la cuantía de la cotización a ingresar por la Seguridad Social) se mantienen estables para todos los regímenes, según aclaró ayer el ministro de Hacienda.

No habrá este año, como sí hubo en los pasados, incrementos más altos en las bases mínimas de cotizaciones de los trabajadores autónomos, en una política tendente a reforzar el esfuerzo contributivo de este colectivo creciente de cotizantes.

El Servicio Público de Empleo aportará a la Seguridad Social también 6.094 millones de euros (un 4,6% más) por cotizaciones de los desempleados con prestaciones contributivas. Una segunda partida sufragada por el Servicio Público de Empleo es la suma de las bonificaciones de cotizaciones empresariales a la contratación, y que llegará a 2.372 millones de euros en 2006.

El segundo capítulo con peso importante en los ingresos de la Seguridad Social son las transferencias corrientes (5.242 millones de euros) que tienen un propósito finalista, fundamentalmente para costear los complementos a mínimos de las pensiones (1.506 millones de euros) y las pensiones no contributivas (3.003 millones).

Gasto en pensiones

El presupuesto total de gastos llegará en 2006a 97.841 millones de euros (un 10,2% del PIB) contabilizando el fuerte incremento de activos financieros; pero el gasto no financiero es de 90.592 millones de euros, un 7,7% más que en 2005.

Las pensiones contributivas tienen un crédito asignado de 73.831 millones de euros, estimado e función del mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones, del incremento del colectivo de pensionistas en un 0,85% y de un incremento de la pensión media del 1,82%.

Las pensiones mínimas tendrán un incremento en sus cuantías del 6,5% si el titular tiene cónyuge a cargo, y un 5% el resto de las pensiones mínimas.

Por lo que se refiere a las prestaciones económicas temporales que incluyen los subsidios para compensar la ausencia de ingresos en situación de baja laboral, concretamente las prestaciones de maternidad y riesgo durante el embarazo e incapacidad temporal, tendrán asignados unos créditos de 1.435 y 6.655 millones de euros respectivamente. En el caso de la prestación por maternidad crece un 16,2%, y en el caso de las prestaciones por incapacidad temporal se incrementarán en un 12,3%, además de una partida de 300 millones de euros para control y fiscalización de este programa de protección laboral.

Las pensiones no contributivas llegarán a 1.910 millones de euros, con un avance de sólo el 2,5%, mientras que la prestación por hijo a cargo se eleva a 938 millones.

El Gobierno advierte en la documentación entregada ayer, y en la propias declaraciones de Solbes, que la Seguridad Social precisa de una reforma para mantener la salud financiera, y que debe hacerse 'sin dilación y de forma paulatina' en base al consenso logrado hace ya diez años en el Pacto de Toledo. Recuerda que la 'tregua demográfica de la Guerra Civil', que ha aliviado el crecimiento de los gastos en los últimos ejercicios, ha terminado.