IRPF y sociedades disparan los ingresos

Si la economía se mueve según las previsiones del Gobierno, los ingresos tributarios crecerán el año que viene un 9,2%, hasta situarse en 164.876 millones. El tirón de los impuestos directos (IRPF y Sociedades) posibilitará esta fuerte subida, compensando la moderación del IVA y los impuestos especiales. Las previsiones del Ejecutivo se sitúan en una coyuntura macroeconómica 'que se distingue por el mantenimiento de la actividad real y por la atenuación de las tensiones inflacionistas'.

La principal noticia que el vicepresidente Pedro Solbes quiso destacar ayer, en lo tocante a los ingresos impositivos, es, paradójicamente, la ausencia de cambios en la normativa fiscal (el vicepresidente no se refirió a la subida de tipos en los impuestos sobre alcoholes y tabaco, anunciada hace pocos días). Más aún: en la presentación de las cifras Solbes habló de una reducción de la presión fiscal normativa, derivada de la deflactación de las tarifas del IRPF. Esta operación, que matiza en un 2% las escalas del impuesto para reconocer el efecto de la inflación esperada, supondrá una menor recaudación por valor de 227 millones de euros. Algo parecido ocurre con los impuestos especiales sobre hidrocarburos. No se tocarán, para compensar en parte a los transportistas por las grandes subidas del precio del petróleo. El efecto para las arcas públicas será de otros 204 millones. Lo que sí se actualizan son las tasas de cuantía fija, con un efecto positivo en la recaudación de 59 millones de euros.

El deficitario saldo que estas operaciones de actualización suponen para el Estado no preocupa al Ejecutivo, porque la buena salud de la economía llevará en 2006 a un incremento de los ingresos tributarios del 9,2% respecto a lo presupuestado para el año en curso. De esta forma, las cuentas públicas pueden albergar un sensible incremento del gasto sin poner en riesgo la estabilidad presupuestaria, posiblemente el mayor mantra de la gestión de Solbes.

La subida del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) alcanzará el 12,1% respecto al presupuesto del año pasado, elevándose la recaudación hasta los 58.536 millones de euros. El Gobierno basa esta favorable expectativa en el mayor dinamismo esperado para el empleo, lo que aumentará las rentas salariales, así como en una mejora de las rentas de capital derivada del aumento de los depósitos bancarios y la mejora del rendimiento de los fondos de inversión.

La otra gran subida en el capítulo de los ingresos impositivos será el impuesto sobre sociedades que, después de crecer un 13,5%, quedará en 31.681 millones de euros. La buena salud de las empresas, cuyos beneficios crecen por término medio un 10%, llevarán a esta fuerte mejora de la recaudación, aunque el Ejecutivo advierte del 'menor crecimiento de las ventas y los mayores gastos financieros'. Según el escenario presupuestado por el Gobierno, los impuestos directos pasarían a representar en 2006 el 56% de los ingresos no financieros del Estado, dos puntos más que en el avance de liquidación del año en curso. Dentro del epígrafe de la imposición directa, sociedades elevaría su participación en tres décimas, hasta el 44%, las mismas que bajaría el IRPF para quedar en el 52,7%.

El IVA (impuesto sobre el valor añadido, que grava el consumo) seguirá siendo en el ejercicio 2006 el capítulo por el que más recauden las arcas públicas, aunque la subida será muy moderada si se compara con las previstas para los impuestos directos. Así, Economía espera que crezcan un 5,1%, hasta quedar en poco más de 50.000 millones. El escenario más probable con el que trabaja el Gobierno para 2006 pasa por una ligera moderación de la demanda interna, que pasaría del 4,8% al 4,2%, lo que redundaría en una subida más tibia de la recaudación indirecta.

De acuerdo con las previsiones presentadas ayer por el Gobierno, los impuestos indirectos perderían una décima de peso en la recaudación no financiera del Estado, quedando en el 35,2% en 2006. En este grupo, el IVA perderá seis décimas, aunque seguirá representando un 69,4% del total, frente al 24,1% de los impuestos especiales y el 6,5% del resto de tributos indirectos.

La recaudación por los impuestos especiales contemplada en el proyecto de Presupuestos de 2006 asciende a 19.290 millones de euros, lo que equivale a una subida del 4,2% respecto a lo previsto en las cuentas públicas del año en curso. Este aumento de la recaudación se deberá, por una parte, a la subida de los tipos impositivos de alcohol, cerveza, productos intermedios y tabaco, anunciada hace pocos días como parte del plan para mitigar el déficit de financiación sanitaria que sufren las comunidades autónomas. Pero también crecerá la recaudación por el impuesto sobre hidrocarburos, y eso que el Gobierno renunciará a actualizar la tarifa para otorgar una alivio a los transportistas, castigados por la subida imparable del crudo. El alza del 3,3% presupuestada se deberá al 'relanzamiento de los consumos físicos en respuesta a la mayor actividad real'. Las previsiones del Gobierno pasan por un mantenimiento del consumo de electricidad, lo que llevará a una estabilización de los ingresos por su tributo específico.

Por último, los ingresos no impositivos ascenderán a 11.253 millones de euros, con un descenso de 1.880 millones respecto al avance de liquidación de 2005. Si se suma esta cifra a los 164.876 millones presupuestados como recaudación impositiva, los Presupuestos prevén unos ingresos no financieros totales de 176.129 millones de euros. La Administración General del Estado recibirá el 73% de este montante, mientras que el 27% restante se lo repartirán entre las comunidades autónomas y los entes locales.

El IVA crecerá sólo un 5,1% por la moderación de la demanda interna

4.500 millones extras para este año

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2006 entregado ayer al Parlamento por el Gobierno incluye un avance provisional de las cuentas públicas para este año. Son los cálculos más recientes del secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ángel Fernández Ordóñez sobre la ejecución presupuestaria de 2005.

Hacienda calcula que los ingresos no financieros (antes de la cesión a entes territoriales) alcanzarán este año los 166.333 millones, lo que supone 4.555 millones más sobre lo previsto en el presupuesto inicial de 2005.

Son casi 5.000 millones de euros de margen presupuestario para cuadrar mejor las cuentas públicas. Gran parte se debe a la buena evolución de los ingresos por impuestos. De los 4.555 millones extras, 1.100 millones corresponden al IRPF, cuya recaudación bruta alcanzará los 53.436 millones, dado el dinamismo en la creación de empleo.

El impuesto de sociedades aportará 900 millones más de lo previsto (hasta 28.793), fruto de los altos beneficios empresariales. El IVA, los impuestos especiales y otros ingresos no impositivos harán el resto.

EVOLUCIâN DE LOS PRINCIPALES TRIBUTOS

TASAS. Las de cuantía fija se revalúan por la inflación

Donde sí habrá actualización de tarifas el año que viene será en el apéndice de los precios que se pagan por el disfrute de ciertos servicios públicos. En concreto, el importe de las tasas de cuantía fija crecerá el año que viene un 2%, de acuerdo con la inflación prevista. El aumento nominal de ingresos derivado de este incremento alcanzará los 59 millones de euros, según los cálculos realizados por Economía según el consumo previsto.

ESPECIALES. El impuesto de hidrocarburos no se actualiza

Las dificultades que la escalada del crudo causa al transporte han llevado al Gobierno a prescindir de la actualización de tarifas en el impuesto sobre hidrocarburos, lo que aminorará en 204 millones los ingresos públicos. Sin embargo, las subidas de los impuestos sobre el alcohol, el tabaco y la cerveza, aprobadas hace pocos días para aminorar el déficit sanitario, llevarán incrementos recaudatorios del 7,7%, 8,8% y 11,1%, respectivamente.

IVA. Se modera por la contención de la demanda interna

El impuesto sobre el valor añadido, que grava el consumo de la inmensa mayoría de los productos, seguirá siendo la mayor partida de ingresos tributarios en 2006, aunque su crecimiento será bastante más moderado que el de los impuestos directos. La previsión del Gobierno apuntan a una moderación del consumo desde el 4,1% hasta el 3,9%, lo que llevará a que la recaudación por IVA aumente poco más de cinco puntos el próximo año.

SOCIEDADES. Siguen los altos beneficios de las empresas

El capítulo tributario que más sube en términos impositivos es el del impuesto sobre sociedades, que grava los beneficios empresariales con un tipo que por lo general es del 35%. La buena salud financiera de las empresas españolas, cuyos beneficios crecen a un ritmo medio del 10%, llevará a que se eleve la recaudación del IS en un 13,5% en 2006, de acuerdo con las previsiones gubernamentales.

IRPF. La deflactación de tarifas costará 227 millones

Un año más, los presupuestos cumplen con la promesa de deflactar la tarifa del IRPF en función de la inflación prevista. Esta operación permite que los asalariados no pasen de escalón entre tramos impositivos por el mero efecto del IPC, y no por una subida real de su poder adquisitivo. La deflactación del 2% supondrá un recorte recaudatorio de 227 millones, pero la fortaleza del empleo permitirá un alza global del 12,2% respecto a 2005.