Batalla por el sector energético

Galp tantea al Santander para comprar su 22% en Unión Fenosa

Responsables de Galp Energía, el holding público portugués de gas y petróleo, se han entrevistado en Madrid con el Banco Santander para tratar sobre la compra de su participación del 22% en Fenosa. El interés del grupo luso por la española se ha avivado tras la opa sobre Endesa, pues quiere aprovechar la oportunidad que le ofrecería el nuevo escenario energético.

La opa de Gas Natural sobre Endesa podría configurar un nuevo mapa energético en el que Unión Fenosa desempeñaría un papel más relevante que el actual. Así lo entienden los responsables de Galp Energía, el holding estatal portugués propietario de Petrogal y GDP-Gas de Portugal, que se han reunido hace escasos días en Madrid con el principal accionista de Fenosa, el Santander, para tratar sobre la compra del paquete del 22% que el banco tiene en la eléctrica, según indican fuentes cercanas al grupo luso.

La fuerte revalorización de Fenosa este año, más del 32%, ha hecho complicada la desinversión para la entidad presidida por Emilio Botín. Sin embargo el mercado ha venido interpretando que uno o dos puntos de la evolución bursátil de la compañía eléctrica es la respuesta especulativa a los deseos indisimulados de venta por parte del banco. De hecho, otros acercamientos a la entidad financiera se frustraron por un problema de precio (ayer los títulos cerraron a 25,70 euros). Tal fue el caso de CVC Partners, de la eléctrica pública portuguesa EDP y de la belga Electrabel.

Pero el río revuelto generado por la opa sobre Endesa hace que algunos inversores, como la propia Galp, estén dispuestos a pagar 'este coste de oportunidad' para instalarse en España, según fuentes conocedoras de los contactos. Es posible que para el grupo luso sea 'la última oportunidad de acceso al mercado español', añaden. Por su parte, el Estado portugués podría resarcirse así del frustrado intento de fusión de la filial de gas de Galp (GDP) con EDP, tras el veto impuesto por Bruselas a una operación muy contestada por las propias empresas energéticas españolas (la mayor parte de las alegaciones en contra correspondieron a Iberdrola y Gas Natural).

La operación permitiría conjugar el negocio de gas de Galp y el eléctrico de Fenosa

La preocupación con la que Portugal observa la posible concentración energética española, que reduciría la posición relativa de sus empresas en el futuro mercado ibérico de la electricidad y el gas, ha llevado a algunos medios de comunicación locales a asegurar que la compra de Fenosa por Galp estaría siendo propiciada desde el propio Gobierno, algo que éste se ha ocupado de desmentir. Respecto a los recientes contactos en Madrid, tanto el Santander como Galp Energía, declinaron hacer comentarios.

La unión con Fenosa complementaría el negocio de gas de Galp con el eléctrico de Fenosa, que mantiene también una decidida apuesta por la generación con este combustible. Además, colocaría a Galp-Fenosa en una posición de ventaja ante una hipotética venta de activos eléctricos de Endesa que las autoridades de la Competencia podrían aconsejar para permitir la opa de Gas Natural. Desde la CNE hay voces que apuntan ya hacia un reparto de activos diferente al acordado entre la gasística e Iberdrola.

Sin embargo, existen otros puntos que hacen difícil la operación hispano-lusa: el elevado déficit público portugués, que desaconsejaría el desembolso que puede suponer la operación, así como las trabas que la ley española impone a las empresas públicas del sector (el Estado portugués tiene casi el 26% de Galp), que no pueden ejercer derechos políticos por encima del 3% sin autorización. La norma, recurrida ante el Tribunal de Luxemburgo, obligaría a Botín y Galp (o Enel, por ejemplo) a negociar con el Gobierno español el levantamiento del veto, algo que se hizo en su día con EDP en Hidrocantábrico, después de que se impusiera a Portugal algunas condiciones de reciprocidad.

Queda por ver si Galp (u otro posible comprador) deberían lanzar una opa. En principio, la compra del paquete del banco (22%) no le obliga a a ello, pero Fenosa tiene otros accionistas de peso a los que comprador y vendedor deberían tener en cuenta antes de cerrar la operación. Se trata de Caixa Galicia, con un 9,05%, Caixanova (4,02%); la CAM (4,04%) y Grupo Pastor (3,8%). Un núcleo que, en conjunto, se va a acercando a la participación de Botín.

Montilla se reúne con su homólogo luso

El ministro de Industria, José Montilla, se reúne hoy en Lisboa con su homólogo portugués, Manuel Pinho, para tratar sobre el Mercado Ibérico de la Energía (Mibel) y del gas (Mibgas) y preparar la próxima Cumbre hispano-lusa de æpermil;vora, que se celebrará los días 21 y 22 de noviembre. Aunque una parte del Mibel ya entró en funcionamiento oficialmente el 30 de junio, todavía faltan cuestiones, como el refuerzo de las infraestructuras de interconexión y la armonización de las normativas. Respecto a la creación del mercado ibérico del gas, todavía en fase inicial, los ministros estudiarán las distintas propuestas ya formuladas. La idea de crear este mercado surgió en la última Cumbre Ibérica de Santiago de Compostela. Los dos países todavía tienen que armonizar sus respectivas legislaciones para dar cuerpo a la unidad del mercado energético. Los dos ministros abordarán la transposición de las directivas de la electricidad y se da como seguro que tratarán también sobre la opa de Gas Natural sobre Endesa y las consecuencias que esta operación pudiera tener para el mercado portugués, debido al interés que han mostrado las empresas energéticas del país por esta opa.