Mercados

El Ibex lidera las grandes Bolsas con una subida del 30% en un año

El Ibex sube el 5,69% en ocho subidas consecutivas, la mejor racha en 17 meses

Septiembre no ha podido empezar mejor para la Bolsa. El Ibex ha ganado un 5,69% en ocho sesiones consecutivas al alza. Son las siete registradas este mes más la última de agosto. No subía tanto en ocho días desde abril de 2004. La mayor disposición del inversor a asumir riesgo, la abundante liquidez y la escasa rentabilidad de la deuda juegan a favor de la Bolsa.

El Ibex se coloca, así, en los 10.486,6 puntos, un nuevo máximo desde noviembre de 2000, y suma una rentabilidad en 2005 del 15,48%. Este porcentaje sólo lo manejaban los expertos más optimistas en el arranque de año, y todavía quedan los tres últimos meses del ejercicio, que tradicionalmente son los mejores para el mercado. En la sesión de ayer la subida del mercado fue del 0,44%, y en la semana ascendió al 3,37%.

Por si a la Bolsa le faltase pulso, que no ha sido el caso, la oferta de Gas Natural por Endesa ha animado el sector energético. Endesa ha subido el 9,64% en la semana, ajustando a grandes rasgos la prima que ofrecía Gas Natural. La petrolera Repsol YPF ha ido a la zaga y se ha encaramado a máximos históricos con una subida del 4,32% en cinco sesiones, y ha generado 34 puntos de Ibex, 15 menos que la eléctrica. Iberdrola, de quien dicen los analistas podría salir beneficiada de la compra de Endesa por Gas Natural al haber acordado con Gas la eventual compra de activos de aquélla, ha subido un 5,45% en la semana, y Unión Fenosa ha sido el segundo mejor valor del Ibex en este mismo periodo con un 8,61%.

En cualquier caso, los máximos del Ibex no se deben sólo a estos valores. Telefónica, BBVA y Santander han ganado entre un 3% y un 3,5%. De hecho, tanto Santander como Telefónica han aportado más puntos al Ibex que Endesa (50 por cabeza). Las constructoras, por su parte, han prolongado su rosario de máximos. En la semana sólo bajaron tres valores, entre los que está Gas Natural, para quien el peaje de la opa ha supuesto un 2,98%.

Este acelerón alcista ha venido sin necesidad apenas de excusas. Es más, el barril de petróleo ha marcado máximos casi a la par que la Bolsa, un hecho que en otras épocas resultaría insólito pero que es habitual en el último año. El único argumento alcista, y un tanto endeble, ha sido la posibilidad de que el huracán Katrina retrasase las subidas de tipos de Estados Unidos.

El mercado asiste a un paulatino descenso de la prima de riesgo. La Bolsa no ha subido demasiado deprisa, y tanto la baja volatilidad como las periódicas correcciones evitan la sensación de vértigo. De forma paralela, los aceptables precios relativos a los que cotizan los grandes valores protegen al mercado, dicen los expertos, de caídas de calado. Por eso el inversor está dispuesto a asumir más riesgo, en un contexto económico y empresarial tranquilo. Así, la Bolsa está tan cerca de los 11.000 como de los 10.000.