Banca Italiana

El gobernador del Banco de Italia evita acudir hoy a la reunión europea de ministros de Economía y Finanzas

Los peores presagios no se han cumplido. La cumbre del Consejo Europeo de Economía y Finanzas, que se celebra hoy y mañana en Manchester, no contará con la presencia del cuestionado gobernador del Banco de Italia, Antonio Fazio. El Gobierno de Berlusconi consigue así salvar la cara y evitar que Fazio esté presente en una cumbre donde los 25 ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea van a tratar, al menos de modo informal, la supuesta discriminación del supervisor bancario italiano respecto a entidades extranjeras.

El supervisor explicó que Fazio estaría ocupado con otros asuntos y que el vicedirector general asistiría en su lugar. Sin embargo, la institución monetaria reconoció que la decisión estaba vinculada con la controversia en torno a las acusaciones que rodean a Fazio. 'Esto evitará el riesgo de que las repercusiones de asuntos internos afecten el encuentro europeo', dijo el banco en un comunicado.

Esta pareciera ser la primera concesión hecha por Fazio, que ha negado cualquier irregularidad en el caso, ante la creciente presión para que renuncie a su cargo.

Unipol fue una de las entidades que, supuestamente, se benefició de un trato de favor de Fazio para hacer descarrilar la opa de BBVA sobre la Banca Nacionale del Lavoro. El presidente de la aseguradora, Giovani Consorte, desmentía ayer en una entrevista este favoritismo. 'Unipol no ha recibido ningún regalo de Fazio', asegura Consorte, que explica que en la entrevista que la aseguradora que preside aún no controla BNL, y que el gobernador del Banco de Italia es el mismo que ha supervisado las operaciones anteriores, por lo que dice no comprender las acusaciones contra su actuación.