Revolución en el sector eléctrico

La eléctrica regresa al mercado con una subida del 7,65%

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) levantó ayer la suspensión que pesaba sobre Endesa y Gas Natural, cuyas acciones volvieron a cotizar en Bolsa a las 12.15 del mediodía, tras 15 minutos de subasta. Como suele suceder cuando se anuncian operaciones como ésta, la compañía que lanza la opa, en este caso Gas Natural, inició la sesión a la baja mientras que la opada, Endesa, subió con fuerza.

La eléctrica fijó el primer cambio en los 21,27 euros, apenas un 0,14% por debajo del precio por acción ofrecido tomando como referencia el momento de la suspensión del lunes. Desde ese nivel la acción se deshinchó poco a poco hasta cerrar en los 20,55 euros, lo que supone un alza del 7,65% frente al último precio del día anterior. Gas Natural, entretanto, cerró a la altura de los 24,24 euros, lo que supone un descenso del 2,22% con respecto al último cambio antes de la suspensión.

Con estos precios de cierre, la acción de Endesa se situó ayer un 2,82% por debajo del precio de la oferta, según el canje (0,569 acciones más 7,34 euros por cada acción de Endesa) . El cierre de ayer de Gas Natural supone valorar a la eléctrica en 21,13 euros por acción.

ENDESA 15,42 -1,78%
NATURGY 23,73 -0,17%

'La mejor opción en estos momentos es entrar en Endesa y vender Gas Natural', sostiene Javier Barrio, analista de Intermoney Valores. En su nota diaria, los analistas de Bankinter coincidían ayer en esta apuesta. 'Recomendamos aumentar posiciones en Endesa (cambiamos la recomendación de neutral a comprar), ya que sus accionistas sólo pueden salir beneficiados ante las expectativas de esta operación y/o de una hipotética mejora de la oferta'. Los analistas de esta casa de análisis han rebajado de neutral a vender su recomendación para Gas Natural.

En general, las casas de análisis encuentran lógica la opa de Gas Natural, porque se trata de la integración de dos sectores complementarios que dará lugar a una compañía energética líder a nivel mundial. 'La unión de empresas gasistas y eléctricas es pauta en los procesos de consolidación europea', recuerdan los analistas de Urquijo Bolsa. Los expertos destacan, además, que la unión de ambas compañías creará valor desde el primer año.

La sensación general entre las casas de análisis es que la oferta tiene muchas posibilidades de salir adelante, porque existen muchos factores a favor. 'A diferencia de la oferta sobre Iberdrola que el grupo gasístico realizó en 2003, esta vez los accionistas principales de Gas Natural, Repsol y La Caixa, están de acuerdo y, además, el Gobierno ha dado una opinión favorable', afirma Javier Fernández-Galiano, analista de Inverseguros.

A ningún analista se le escapan los problemas de competencia que se pueden generar, sobre todo a nivel comunitario, aunque valoran los planes de Gas Natural de vender activos, principalmente a Iberdrola, por valor de 9.000 millones de euros para salvar ese escollo.

Con respecto al precio de la opa, la opinión más extendida es que se trata de una oferta razonable. 'Es un precio justo dadas las sinergias que creará la unión de las dos empresas', explica Thomas Deser, gestor y analista del sector eléctrico de la gestora Unión Investment. Este grupo alemán posee más de tres millones de acciones de Endesa repartidos en varios fondos. La actitud de los fondos de inversión, los principales accionistas de la eléctrica tras Caja Madrid, será clave para el triunfo de la opa.

Una de las principales subidas bursátiles del sector fue ayer para Iberdrola, que se anotó un alza del 2,46% entre opiniones favorables. 'El gran beneficiado de la operación va a ser Iberdrola', opina Javier Barrios. 'Va a comprar activos de gran valor a precios muy buenos'.

El grupo Unión Fenosa, que ayer ganó un 0,79%, también está en el punto de mira de los analistas, al ser candidata para protagonizar movimientos corporativos una vez ha comenzado el baile de opas.

La deuda de la gasista y de Endesa, en revisión negativa

Las agencias de calificación crediticia Moody's y Standard and Poor's (S&P) pusieron ayer bajo revisión, con sesgo negativo, la deuda de Gas Natural y Endesa. Moody's, que tiene A2 de nota para la deuda a largo y Prime-1 para la de corto de Gas Natural, reconoce que la nueva entidad puede convertirse en un jugador poderoso en el sector eléctrico español, pero cree que los retos a los que se enfrenta pueden presionar la calificación hacia abajo.

S&P, entretanto, afirma que su puesta en revisión de la deuda de Gas Natural 'refleja los riesgos de un debilitamiento de su perfil financiero como resultado de la parte en efectivo que ofrece la compañía -7.800 millones de euros-, así como la consolidación de cerca de 20.000 millones de euros de deuda neta de Endesa, en parte mitigada por el plan de venta de activos a Iberdrola'. S&P afirma que la nota crediticia de Gas Natural podría ser rebajada uno e incluso dos puntos. Actualmente su nota o rating es A+/A-1, que es el tercer mejor puesto de la deuda a largo plazo. La deuda de Endesa también ha sido puesta en revisión con sesgo negativo por Moody's y S&P, aunque esta última matiza que obedece a la situación financiera del nuevo grupo resultante si triunfa la operación, y no a la deuda de Endesa por sí misma. La calificación de deuda de Endesa es A/A-1.

Con respecto a Iberdrola, la visión negativa de su deuda por parte de S&P obedece al impacto negativo en sus finanzas que puede tener la financiación total o parcial de los activos que ha acordado comprar a Gas Natural y que se sumaría a la deuda actual, cercana a los 11.000 millones de euros. S&P cree que su calificación, actualmente A+/A-1, podría ser rebajada un escalón.