EDITORIAL

Nuevos riesgos en la red

Un virus no es lo peor que se puede encontrar en internet. Hace tiempo que las amenazas han pasado de la gamberrada al delito a gran escala, incluidas las estafas bancarias o el espionaje industrial. Si los primeros hackers buscaban notoriedad, ahora hay expertos de alto nivel en bandas organizadas para lucrarse. Y las víctimas pueden ignorar durante mucho tiempo que, por ejemplo, todos los datos de su PC están a disposición de terceros.

La tecnología avanza más rápido que las leyes y que las normas de funcionamiento de las compañías. España ha legislado contra los delitos cibernéticos y tiene unidades especializadas de policía, que han logrado algunos éxitos notables, pero es obligado preguntarse si las Administraciones y las empresas han movilizado los recursos necesarios en seguridad informática, y en especial en la formación de quienes se encargan de perseguir a estos sofisticados piratas.