Marc Ruoanne

'El negocio del futuro está en los servicios interactivos'

El jovencísimo primer ejecutivo de móviles capitanea en Alcatel un salto desde lo más duro de las 'telecos', la infraestructura, a los nuevos servicios virtuales

Marc Rouanne ha vivido en Valencia la semana pasada las emociones de la primera regata de la XXXII edición de la Copa América. De paso ha supervisado el dispositivo tecnológico que ha permitido a Alcatel convertirse, por primera vez en la historia, en el proveedor y también en propietario de los derechos, de unas imágenes virtuales, elaboradas y difundidas en tiempo real. Como modelo para realizar la retransmisión de la simulación se han utilizado las regatas de la que está considerada como la más importante competición del calendario de vela.

Sorprende que Alcatel, especializada hasta ahora en infraestructuras, se contorsione para dedicarse a proveer contenidos para medios de comunicación aún incipientes.

Muchos dicen que esa es una actividad marginal, pero Alcatel ha comprendido que, dentro de su actual estrategia, tienen un alto valor. Es más, uno de los caladeros de ingresos más claros de cara al futuro de la Sociedad de la Información está en la interactividad y en las simulaciones. Desde hace cinco años nos hemos centrado en desarrollar contenidos electrónicos con una alta integración de imágenes reales y virtuales, datos y sonido. Pero sólo ahora hemos querido comunicarlo.

La Copa América es el momento indicado.

Sí, es un acontecimiento deportivo de alta relevancia mediática. Permitirá que se nos identifique con esta nueva línea de actividad.

¿Cuál es el soporte técnico utilizado para conseguir difundir de forma instantánea una simulación en realidad virtual de las regatas?

Nuestro equipo técnico desplegado en Valencia recibe de los organizadores una cantidad ingente de datos: posicionamiento de las embarcaciones, capturas de cámaras de vídeo en tiempo real, servicios geoestacionarios, etcétera. La información alimenta unos servidores que la codifican y la transforman utilizando las herramientas que Alcatel ha creado para adaptar la simulación a las necesidades y formatos de los nuevos medios que los van a recibir; en este caso internet, televisión convencional y móvil. La producción incluye una fase de contenido editorial, para incluir información complementaria y hacer la traducción a todos los idiomas que se hayan solicitado.

¿Cuáles son las similitudes y diferencias en los procesos y en la presentación de los contenidos cuyo destino final es ser reproducidos, de un lado, por internet o la televisión convencional y, de otro, por los teléfonos móviles?

Hay diferencias evidentes entre los soportes internet y móvil que nos obligan a dar un tratamiento distinto en los formatos y en la información. Sin embargo, ahora mismo ni nosotros ni nadie sabe exactamente cuáles serán las aplicaciones de éxito en uno y en otro caso.

Aprendemos a medida que avanzamos en las experiencias que ponemos en marcha. Los clientes, como la Copa América, nos tienen que indicar cómo desean que se configuren sus ecosistemas de información electrónica en función del público al que quieren llegar y del uso que pretenda dar a los contenidos.

Por primera vez han conseguido los derechos de una transmisión de realidad virtual. ¿Colisionan con la venta de las imágenes convencionales?

Los derechos que hemos conseguido son sólo para los nuevos medios y sobre la reproducción virtual de las regatas. Esto no colisiona con los derechos de imágenes reales. Nuestros derechos no son competidores, sino complementarios.

Una masa de información incalculable

Rouanne afirma que en experiencias como la de Valencia 'se descubre que existe una masa de información enorme alrededor de cada acontecimiento y que no se aprovecha'. Los veleros están equipados con sistemas de medición y posicionamiento. En las boyas se han instalado elementos avanzados de transmisión. Cientos de cámaras, incluso en helicópteros, captan cada instante de la regata. Estos datos, procesados y reutilizados, pueden convertirse en contenidos muy ricos y diversos, con un valor añadido incalculable para las comunidades interesadas, en este caso, por la vela.