Índice de actividad internacional

Posible repunte de la economía estadounidense en el segundo trimestre del año

La recuperación de la demanda interna que se atisba según los últimos indicadores hace prever la mejora de la actividad. Construcción e inversión en equipo también aguantan

En Estados Unidos, las expectativas de mejora económica que se abrieron con los datos publicados en abril se han corroborado con los datos de mayo, especialmente en lo que se refiere al consumo privado. Los indicadores de inversión en equipos evolucionan también de forma favorable. Por el lado de la oferta, la industria es el sector más debilitado, mientras que la construcción mantiene un buen tono.

La industria americana mantiene una tendencia de desaceleración. La producción industrial ha crecido un 2,7% en mayo, muy por debajo del 3,9% del primer trimestre. El debilitamiento de este sector se explica por la moderación del IPI de consumo, que ha crecido un 1,4% en mayo, 1,2 puntos por debajo del ya pobre balance del primer trimestre. Lo más positivo es el buen ritmo que mantiene todavía la producción de bienes de equipo, liderada por el tirón de la inversión. De forma positiva se puede evaluar también la evolución del IPI de construcción, que mantiene un ritmo similar al de meses anteriores. Los indicadores de construcción siguen dibujando un panorama de suave desaceleración, pero crecen todavía a ritmos muy elevados. En abril, la obra residencial creció a un ritmo del 14,7%, y un 10,9% la obra privada, un ritmo muy similar al mostrado en el primer trimestre. La obra pública se ha mostrado más débil, con un descenso del 0,4% en abril. Otros indicadores como los permisos de construcción y las viviendas iniciadas dibujan un panorama de fuerte moderación. Por ello, y aunque hasta la fecha no se tienen indicios de moderación fuerte de la obra residencial, las previsiones para los próximos meses siguen siendo de ralentización.

Los datos de empleo de mayo no han sido demasiado buenos, especialmente en el sector servicios. En este mes, el empleo ha aumentado en 78.000 personas, acumulando un aumento de 898.000 empleos. La tasa de paro se ha reducido una décima, colocándose en el 5,1%.

Por el lado de la demanda, valoramos positivamente los datos publicados de consumo de abril y mayo. Las ventas al por menor han aumentado un 6,4% en mayo. Excluyendo automóviles, el aumento ha sido del 7,4%. A falta de los datos de junio, la previsión de crecimiento de ventas en el segundo trimestre es de un 2,0%, cinco décimas por encima del ritmo mostrado en el primer trimestre. Las ventas de coches y el gasto en consumo del mes de abril fueron también muy buenos con sendos aumentos del 10,0% y del 3,9% respectivamente. Estos datos muestran que en el segundo trimestre se ha producido un cierto repunte del consumo.

Preocupa la evolución de los precios

La mayor preocupación sigue siendo la evolución de los precios, aunque en mayo ésta fue favorable. La inflación anual se redujo ese mes siete décimas, hasta el 2,8%. La subyacente se mantuvo en el 2,2%. Este descenso de la inflación se explica por la moderación del IPC energético, que en mayo se situó en el 9,8%, muy por debajo del 16,9% de abril. Los precios de producción y los de las importaciones han moderado su aumento al 3,5% y 5,7%, respectivamente.