Plan de reforma del sector audiovisual

La TDT, vehículo para acelerar la sociedad de la información

Una de las motivaciones que han impulsado al Gobierno a rescatar primero y, más tarde, a acelerar el proceso de relanzamiento de la televisión digital terrestre, es su evidente vinculación con el objetivo nacional de alcanzar la Sociedad de la Información y minimizar la llamada brecha digital española en relación con los países de nuestro entorno.

El Proyecto de Ley de la Radio y la Televisión de Titularidad Estatal reconoce que uno de sus objetivos es conseguir unos medios audiovisuales que ejerzan funciones de servicio púbico. El Gobierno está persuadido de que los canales públicos estatales, autonómicos y municipales pueden convertirse en el resorte que introduzca en todos los ámbitos de la sociedad española los hábitos, mecanismos y facilidades asociadas a la llamada administración electrónica.

La TDT es ideal en este empeño ya que tiene una significativa capacidad de interactividad. En el texto de Real Decreto del Plan Técnico Nacional de la TDT se señala específicamente que en todos los canales que se asignarán en este estándar se dedicará un 20% de la capacidad para la transmisión de datos y de servicios conexos e interactivos tales como guías electrónicas de programación, administración electrónica, comercio electrónico o internet.

Los paquetes normativos sobre la reorganización del sector audiovisual que hoy estudia el Consejo de Ministros no abordan la regulación que facilite la introducción de un nuevo modelo de negocio para las emisoras públicas y privadas. Tal modelo de negocio, en el que se incluyen modalidades como el pago por evento o la publicidad interactiva, será imprescindible para rentabilizar sus inversiones en un panorama en el que se va a multiplicar la competencia.