Resultados

La compra del Abbey permite al Santander ganar un 38,5% más en el primer trimestre

El Grupo Santander ha obtenido en el primer trimestre del año un beneficio neto atribuido de 1.185,1 millones de euros, lo que supone un incremento del 38,52% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, según ha informado la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Los resultados del Santander han estado impulsados por la incorporación de Abbey, que aporta 153 millones de euros a los beneficios del grupo, aunque sin ellos el resultado habría crecido al nada despreciable ritmo del 20,6%.

Los principales márgenes de la cuenta presentan crecimientos significativos gracias a los mayores volúmenes de negocio, de manera que el de intermediación -diferencia entre ingresos y gastos de créditos y depósitos- crece un 27,93% y el de explotación o de la actividad típicamente bancaria aumentó un 26,89%.

Los beneficios del primer trimestre no incluyen los 717 millones de euros que el banco española ha obtenido con la venta del 2,57% que tenía en el Royal Bank of Scotland, porque el banco ha decidido destinarlos a un fondo para posibles contingencias que se irá invirtiendo a lo largo del año.

SANTANDER 2,81 0,07%

El doble de créditos

La consolidación de Abbey ha duplicado la cifra de créditos y ha aumentado en un 70% los recursos gestionados de clientes, pero también ha supuesto una mayor diversificación geográfica de los riesgos, según afirma la entidad.

De los créditos, los que mejor reflejan la actividad del Grupo en España son los concedidos a otros sectores residentes, que crecieron el 17,6%, en tanto que la actividad hipotecaria creció el 23%.

La tasa de morosidad se sitúa en el 1,07% del total de créditos, con una cobertura para posibles insolvencias del 162%. Sin tener en cuenta a Abbey, la morosidad hubiera bajado del 1,33 al 1,22%. En cuanto al ahorro, los recursos gestionados de clientes ascendieron a 607.828 millones de euros a cierre de marzo, un incremento del 70% que hubiera sido de sólo el 9,8% sin la aportación de Abbey.

Oferta insuficiente

Santander ve "claramente insuficiente" el pago de 12.500 millones de euros por el grupo Auna y descarta que pueda gestarse una fusión entre su filial de telefonía fija con Ono antes de ejecutar la venta del grupo, donde el banco es uno de sus principales accionistas con más del 32% de su capital.

Así de contundente se ha mostrado el director general del grupo responsable de la división Financiera, José Antonio Alvarez, durante la presentación de resultados, en la que declaró la intención de los accionistas de Auna de sacar el máximo partido posible a su desinversión, ya sea con la venta íntegra del grupo o por partes.

El Santander, junto a Unión Fenosa y Endesa han encargado a Merrill Lynch hacer un proceso de venta de Auna "abierto, competitivo y que maximice el valor", ha explicado. "Estamos abiertos tanto a la venta por parte, como en conjunto, el objetivo es maximizar el valor", ha insistido.

Para el banco, que tiene contabilizado en libros el 32,1% de Auna a unos 2.200 millones de euros, la oferta de 12.500 millones supuestamente presentada por el fondo KKR es "claramente insuficiente". El responsable del Santander no quiso desvelar qué importe considera el banco aceptable para vender su participación ni quiso desvelar si Merrill Lynch ha recibido ya propuestas que superen dicha suma por la confidencialidad del proceso, al tiempo que sugirió que dejará jugar a los oferentes.

Lo que sí ha rechazado de plano es que la pretendida fusión de Ono con la filial de telefonía fija de Auna pueda tener lugar antes de finalizar el proceso de venta de la holding, aunque insinuó que la compañía podría pujar por la división de cable. "La fusión Ono-Auna pre-proceso de venta está descartada. Verán los oferentes si entienden si tiene sentido comprar el todo o las partes", afirmó.