Actividad en el primer trimestre

La economía se acelera por la fuerte inversión en bienes de equipo

La economía española ha arrancado el año 2005 con un crecimiento firme, sustentado únicamente en la demanda interna. A la inercia del consumo privado y de la construcción se ha sumado el vigor de la inversión en bienes de equipo, que ha crecido a tasas interanuales del 11%. El PIB ha crecido un 2,8%, según el Banco de España, una décima más que hace tres meses y dos más que hace seis.

El informe mensual del Banco de España, publicado ayer con la primera estimación de avance de la economía de este año, revela que la actividad en España no cede, y que el Producto Interior Bruto alcanzó un incremento interanual del 2,8%. La demanda interna habría crecido un 4,7%, pero la actividad exterior habría drenado 1,9 puntos porcentuales de crecimiento.

Pese a sustentar prácticamente la actividad al completo, la composición de la demanda interna ha experimentado modificaciones sobre el último trimestre de 2004. La construcción y el consumo privado mantienen avances del 5% y 3,5% respectivamente, con una pujanza notable del sector servicios, acelerada por el crecimiento de la renta disponible y el avance de la ocupación; cede un poco el impulso del consumo público, y gana vigor el crecimiento de la inversión en bienes de equipo, que avanza un 11% en tasa interanual.

La inversión en equipamiento había alcanzado ya un avance del 9,4% en el último trimestre del año pasado, ligeramente inferior al tercer trimestre. Pero se ha acelerado de nuevo en los tres primeros meses y la capacidad productiva utilizable supera ya el 80%. Este comportamiento 'está en consonancia con el dinamismo de la demanda final y el mantenimiento de unas condiciones financieras favorables para las empresas', según el Banco de España.

La inversión en construcción cerró el año pasado con un avance del 4,9%, y 'habría mantenido el dinamismo en los primeros mese del año'. Los indicadores adelantados de inversión residencial señalan un punto de inflexión, no obstante, en el cambio de año, proyectándose 'una desaceleración de la superficie a construir a lo largo de 2005, a partir de los visados de dirección de obra'. Además, siempre según el Banco de España, 'la inversión extranjera en inmuebles ha mostrado un retroceso al final de 2004 que continuó en el mes de enero'.

Desde el punto de vista de la oferta, en los primeros meses de este año continuó la contracción de la producción de las ramas agrícolas, ganaderas y pesqueras, mientras que la producción energética se aceleró notablemente. No obstante, la producción industrial no energética redujo su ritmo de avance, con pérdida de vigor tanto en las importaciones de bienes intermedios, como el propio indicador de confianza de los industriales; únicamente la cartera de pedidos aumentó en enero y febrero.

Por lo que se refiere a los servicios, que cerraron 2004 recuperando el dinamismo perdido en el trimestre estival del año pasado.

Este perfil de recuperación se ha proyectado en los primeros meses de 2005 en los servicios no orientados al mercado, mientras que en los destinados al mercado sólo puede hablarse de freno en el deterioro de la variable de los trimestres precedentes.

La inversión residencial mantiene su fortaleza, pese a la contracción de las compras por parte de extranjeros