Energía

El temor a la falta de oferta lleva al petróleo a superar los 57 dólares

El barril de petróleo Brent superó ayer por primera vez los 57 dólares, ante las dudas sobre si la oferta podrá hacer frente a medio plazo a la creciente demanda. La OPEP podría elevar su cuota en otro medio millón de barriles en las próximas semanas.

El oro negro suma y sigue. Las dudas sobre la suficiencia de la oferta para hacer frente a una demanda galopante, liderada por EE UU y China, siguen presionando al alza la cotización del petróleo. El barril de Brent para entrega en mayo alcanzó ayer los 57,65 dólares en Londres, su mayor precio desde que se introdujo el contrato hace 17 años. El petróleo cuesta hoy casi el doble (89% más) que hace poco menos de un año, cuando comenzó la actual escalada, considerada por los analistas como uno de los mayores riesgos para la economía mundial.

La propia Comisión Europea reconoció ayer esta influencia negativa, al revisar a la baja sus perspectivas de crecimiento para la zona euro hasta el 1,6% este año, lejos del 2% que pronosticaba en octubre. Pero, al menos en apariencia, también los productores están preocupados por una subida que parece fuera de cualquier control. La OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) aumentó hace tres semanas su producción oficial en medio millón de barriles, hasta los 27,5, y anunció subidas adicionales en los próximos meses si la cotización no se moderaba.

El momento ha llegado: ayer mismo, el presidente de la OPEP y ministro de Energía kuwaití, Sheikh al-Fahd al-Sabah, trató de calmar a los mercados haciendo público el inicio de conversaciones telefónicas entre los ministros del organismo para acordar un aumento adicional de la producción de 500.000 barriles diarios. 'Si hay una decisión, será en las próximas dos semanas; si se acuerda aumentar la producción, será efectiva en mayo', anunció. El Brent se relajó a última hora para cerrar ayer en 56,35 dólares.

La posición de la OPEP es decisiva, no sólo por su importancia cuantitativa (extrae cerca del 40% del crudo mundial), sino porque, hoy por hoy, concentra la mayoría de la capacidad ociosa, pues la mayoría del resto de productores extraen al límite de sus posibilidades.

El origen de la enésima racha de récords (en tres sesiones el precio del Brent ha aumentado cinco dólares, un 10%) está en un informe presentado el jueves por el banco de inversión Goldman Sachs, que augura un crudo a 105 dólares a medio plazo si sigue la inestabilidad en algunos países productores. La pelota sigue en el lado de la oferta, pues la demanda está lejos de relajarse: tanto la Agencia Internacional de la Energía como OPEP estiman que subirá en torno al 2% en 2005. Los malos datos de reservas de gasolinas en EE UU, conocidos en los últimos días, han añadido aún más leña a un fuego que amenaza con condicionar tanto la inflación como el crecimiento.

El gasóleo de automoción alcanza los 87 céntimos por litro

La escalada de los precios medios de los combustibles continúa, y el gasóleo de automoción ha vuelto a romper su techo histórico al llegar a los 87,3 céntimos de euro por litro, según los datos facilitados al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio por las estaciones de servicio.

El gasóleo, que ya es el carburante más consumido, acumula ya una subida anual del 8%, o lo que es lo mismo, 6,5 céntimos de euro, mientras que su variante ecológica, el nuevo gasóleo, repuntó ayer hasta los 91,4 céntimos de euro, lo que supone un nuevo récord y un incremento del 9,2% desde principios de año.

En cuanto a las gasolinas, el litro de la sin plomo de 95 octanos se vende en la actualidad a un precio medio de 91,3 céntimos de euro y acumula un incremento anual del 8,5% desde comienzos del año, aunque aún está lejos de su máximo histórico, de 93,2 céntimos, alcanzado en octubre de 2004. Así, el precio del gasóleo se encuentra cada vez más cerca del coste de la gasolina, fenómeno que se ha agudizado especialmente en el último año tras la última espiral alcista del crudo.

La gasolina sin plomo de 98 octanos ha subido 8,4 céntimos en lo que llevamos de año (un 9%), hasta alcanzar los 1,013 euros, muy cerca de su récord de octubre pasado, cuando alcanzó 1,018 euros. El litro de sin plomo de 97 octanos acumula un incremento anual del 8,6%, desde los 91,3 céntimos de primeros de enero hasta los 99,2 céntimos actuales, apenas un céntimo por debajo de su récord absoluto, 1,003 euros, alcanzado, también, en octubre de 2004. Las tensiones en los precios de los carburantes se explican por la escalada del crudo Brent y el Texas, que el viernes pasado alcanzaron los 56,61 y 57,70 dólares, respectivamente, y ayer lunes continuaban en su tendencia alcista. Otros factores que han influido en este nuevo repunte de los carburantes han sido el fortalecimiento de la divisa estadounidense frente al euro y la fuerte demanda de gasolina en Estados Unidos.

Un año de subida sin final a la vista

Abril de 2004 fue la despedida del crudo en el entorno de los 30 dólares. El año acabó con una subida del 34%, tras llegar en octubre a 50 dólares.

El último tramo del año pareció dar la razón a los que veían que la subida como coyuntural, al llegar a bajar de 40 dólares.

La actual escalada parte de principios de febrero: desde entonces, el barril ha pasado de 43 a 57 dólares.