Comercio

Los gigantes de la distribución

Pocos sectores como el comercio minorista presentan una atomización y diversidad tan extrema. Desde cualquier tenderete de feria o pequeña tienda de barrio hasta las grandes cadenas que se extienden por todo el planeta. Sin embargo, el grado de concentración que hay tras esa aparente inmensidad del consumo es mayor de lo que cabría suponer. En manos de tan sólo 250 grupos empresariales se concentra un tercio de las ventas minoristas de todo el mundo por valor de 2,6 billones de dólares, según los datos del ranking que cada año elabora la firma Deloitte y la revista Stores, de la Federación de Minoristas de EE UU.

Cinco empresas españolas, con El Corte Inglés a la cabeza, se encuentran en el selecto club de los gigantes de la distribución mundial. El país con más grupos en el ranking es EE UU, con 104, seguido por Japón (35), Reino Unido (24), Alemania (16) y Francia (11).

Sólo 15 de los 250 sufrieron pérdidas en el ejercicio 2003 o 2003/2004 al que van referido los datos. La rentabilidad media sobre ventas para aquellos que lograron beneficios es del 3,3%, según Deloitte.

El liderazgo de Wal-Mart es indiscutible y Carrefour es segundo con una cómoda ventaja

En la parte alta de la clasificación hay pocos movimientos. El liderazgo de Wal-Mart es indiscutible y Carrefour tiene una cómoda ventaja como segundo. Con los datos del ranking, Home Depot era aún tercero por delante de Metro, que aparecerá previsiblemente como medalla de bronce en el próximo ranking. Ahold figura rezagado al diferenciarse ventas totales del grupo y ventas minoristas.

Entre los grandes grupos predominan los que tienen que ver con la distribución de alimentación (en cualquiera de sus diversos formatos), aunque crecen con fuerza los especialistas y las tiendas de descuento. Las empresas que más crecen son los que tienen su fórmula concentrada en uno o dos formatos en los que han logrado un gran éxito. En la clasificación se incluyen firmas minoristas en sentido amplio, incluidas por ejemplo cadenas de comida rápida como McDonald's.

La globalización se acentúa y los grandes grupos operan, como media, en 5,5 países. La necesidad de diferenciarse, de crear vínculos emocionales con los clientes y de proporcionar una experiencia de compra más placentera son otras tendencias que señala Deloitte.