Tribunales

Amusátegui niega haber impuesto su jubilación para apoyar la fusión

El juicio por las jubilaciones millonarias en el SCH vive hoy su segundo día tras la declaración de ayer del presidente del banco, Emilio Botín. El ex copresidente del banco, José María Amusátegui, ha negado haber impuesto la percepción del bonus de 43,75 millones de euros como condición para apoyar la fusión de los antiguos BCH y Banco Santander y ha rechazado haber recibido presiones para adelantar su jubilación en varios meses.

Como hiciese ayer Botín, el ex banquero se ha negado a contestar las preguntas de la acusación particular para ¢no contribuir a la confusión¢. A preguntas de la defensa y del fiscal, Amusátegui ha asegurado que las remuneraciones recibidas fueron acordadas por el Consejo de Administración del banco fusionado y ha recalcado que "nadie le impuso condiciones, ni delegación de funciones" para esta operación entre bancos.

Aunque sin recibir respuestas, las acusaciones han cuestionado si acordó con Botín, a espaldas del Consejo de Administración, su propia jubilación, y si se "blindó" económicamente el contrato económico del banco, como condición para la fusión entre los dos bancos. Posteriormente, a preguntas del ministerio fiscal, José María Amusátegui ha defendido el "éxito" de la fusión, que "ha servido de modelo para otros casos".

El imputado ha afirmado que sus retribuciones como los 108,1 millones de complemento de jubilación de del ex consejero delegado Ángel Corcóstegui se decidieron, "de acuerdo con las condiciones del mercado y la trayectoria de uno y otro". En ningún caso, tenían que ver con la fusión de los bancos pues "no era elegante mezclar" la fusión con estas retribuciones, concretó el ex copresidente del Banco Santander Central Hispano, quien reconoció que, en 1999, con la fusión, "pareció oportuno realizar contratos nuevos (para los consejeros del BCH) en armonía con las nuevas características del banco".

Hasta el 14 de febrero

El juicio que se celebra en la Audiencia Nacional por el caso de las jubilaciones del Banco Santander durará, al menos, hasta el 14 de febrero, según ha decidido el presidente del tribunal, Antonio Díaz Delgado, tras el acuerdo de las tres defensas, dos acusaciones y el fiscal. Además de la sesión de hoy, donde han comparecido el ex copresidente del Banco Santander Central Hispano, José María Amusátegui, y el ex consejero delegado, Angel Corcóstegui -dos de los tres acusados junto al presidente del Santander, Emilio Botín-, esta semana tendrá lugar otra sesión el viernes por la mañana. Durante el próximo día 4 de febrero, comparecerán como testigos previsiblemente el secretario del Consejo de Administración del BSCH, Ignacio Benjumea, que asesoró jurídicamente sobre las retribuciones de 43,8 y 108,1 millones de euros a Amusátegui y Corcóstegui, respectivamente. Ese mismo día serán llamados a declarar como testigos el inspector del Banco de España, José María Lamamie de Clairac, y los consejeros del BSCH procedentes del Banco Central Hispanoamericano (BSH), Santiago Foncillas, Pedro Vallvé, Felipe Benjumea y Fernando Asúa, además del secretario del Consejo de Administración del BCH, Antonio de Hoyos, uno de los que participó en las conversaciones de la fusión. También, si la duración de las sesiones de mañana y tarde lo permite, intervendrán otros dos testigos: el ex vicepresidente del Banco Santander, Jaime Botín, y el consejero Matías Rodríguez Inciarte, que estuvo entre las seis personas que negociaron la fusión del Central Hispano y el Santander.