Infraestructuras

El Estado invertirá un cuarto de billón en ferrocarril y carreteras

El Gobierno ha presentado su plan de infraestructuras para los próximos 15 años, que contempla inversiones por valor de 241.000 millones de euros. Las arcas públicas aportarán cerca del 80% de los fondos a un proyecto centrado en el ferrocarril y el avance en la estructura de malla.

Cohesión territorial, intermodalidad, seguridad y sostenibilidad son los grandes ejes del Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte (PEIT) presentado por la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. El documento hecho público tras la reunión del Consejo de Ministros planea inversiones de casi un cuarto de billón de euros hasta 2020.

El transporte ferroviario es la estrella del PEIT: el primer borrador le asigna 103.410 millones de euros, un 43% del total presupuestado. El objetivo es multiplicar por diez la red de alta velocidad, y hacer que los tramos nuevos sirvan tanto para transporte de pasajeros como de mercancías.

En cuanto a las carreteras, el PEIT prevé ampliar en 6.000 kilómetros la red de alta capacidad, que hoy ocupa 9.000. De esta forma, el 60% de la red de carreteras será de más de un carril por sentido, frente al 35% de la actualidad. El Gobierno pretende así 'superar la radialidad histórica', consiguiendo una red de mallado y el cierre de itinerarios de alto recorrido. En esta legislatura se duplicarán las actuaciones de conservación de carreteras, para llegar al 2% del valor de la red.

El 40% del plan tendrá financiación mixta público-privada, aunque no se conoce en qué forma

El plan tiene una duración prevista de 15 años, más del doble del anterior, propuesto por el PP. No obstante, la ministra explicó que el objetivo del Gobierno es que el PEIT sea revisado cada cuatro años, para actualizar prioridades en plazos equivalentes al de las legislaturas. La ministra aclaró que el PEIT parte de cero: 'ni un euro' se financiará con fondos del plan 2000-2007 auspiciado por Francisco Álvarez Cascos, aunque, lógicamente, las obras en marcha seguirán su curso. Según la ministra, el nuevo plan 'contiene y amplía' las actuaciones previstas en el plan PISIT, incluido en el programa electoral del PSOE.

Una de las grandes apuestas del plan es, según la ministra, avanzar en la cohesión social. Para ello, se pretende lograr que nueve de cada diez personas tengan una autovía a menos de 30 kilómetros y una estación de tren de alta velocidad a menos de 50. El plan concibe el sistema de transporte como una red intermodal, por lo que el Gobierno pretende avanzar en la integración del billetaje y las tarifas entre distintos modos.

El presupuesto inicial del PEIT es de 241.392 millones de euros. La mayor tajada se la lleva el ferrocarril, con un 43% de la inversión, y carreteras, con un 25%. Otra fuerte apuesta es el transporte urbano (13,5%), quedando más rezagados el marítimo y el aéreo. Estas cifras suponen, según Álvarez, un 6% de incremento anual respecto a la dotación presupuestaria actual.

El 60% del capital partirá de las arcas públicas, aunque la ministra aclaró que todavía no se sabe qué parte de este porcentaje provendrá de fondos europeos, dado que aún no hay acuerdo respecto al reparto de éstos para el periodo 2007-2014. El 40% restante será de financiación mixta pública-privada. Tampoco está claro qué parte corresponderá a cada uno, ni con qué fórmulas se daría entrada al capital privado en la financiación. La ministra dijo, en todo caso, que calculan que se haga a partes iguales. 'Si no hay aportación privada suficiente, la completaríamos, aunque, dado el montante de las peticiones recibidas, parece improbable', afirmó Álvarez.

Un proyecto abierto a la participación de todos

La ministra dejó claro que el nuevo Plan de Infraestructuras se encuentra en una fase muy preliminar: se trata de la primera propuesta del Ministerio de Fomento, pero todavía no tiene rango de Anteproyecto de Ley. La idea es, según Magdalena Álvarez, 'abrir el plan a la participación de todos'. La ministra explicó que Fomento convocará a los representantes de las Comunidades Autónomas a una conferencia sectorial durante la segunda quincena de enero. A partir de febrero, el Ministerio iniciará los contactos con los sindicatos y las organizaciones empresariales, así como otras instituciones implicadas. Estas reuniones incluirán también a representantes de los gobiernos de los países limítrofes con España: Portugal, Francia y Marruecos. 'Teniendo en cuenta las alegaciones', Fomento redactará entonces sus conclusiones. Entonces se presentará el plan al Consejo de Ministros, para convertirse, si se aprueba, en Proyecto de Ley. Sólo a partir de marzo llegará la parte más complicada: la negociación parlamentaria. El portavoz de infraestructuras del PP en el Congreso, Andrés Ayala, dijó el jueves que el PEIT es 'una mala copia' del plan del PP, aunque celebró que incluyese financiación privada.