Motor

Toyota despega con fuerza en España

La multinacional japonesa Toyota ha dado un vuelco a sus cifras en España desde que la matriz decidió, a finales de 2002, asumir directamente la gestión de su filial.

Tras diez años de joint venture con la distribuidora privada de automóviles Bergé, Toyota recompró el 65% de la filial y tomó las riendas de la empresa. La multinacional nombró a Ichiro Kiyoshima como presidente, mantuvo al portugués Miguel Fonseca como consejero delegado y puso en marcha un ambicioso plan para impulsar las ventas y reducir los costes. Apostando por el patrocinio deportivo para reforzar su imagen, Toyota se ha convertido en patrocinador del Valencia C. F. y de la selección española de fútbol. Además es el proveedor oficial de coches para el Barça.

Los efectos de la nueva estrategia no se han hecho esperar: la división española de Toyota ganó 6,7 millones en el ejercicio 2004, más que el beneficio acumulado por el anterior importador entre 1999 y 2004.