Previsión

El FMI recorta al 2,6% la previsión de crecimiento para España en 2005

El FMI rebaja del 2,9% al 2,6% su previsión de crecimiento económico para España. El Fondo respalda los objetivos principales del vicepresidente Solbes, pero pide que haga reformas en vivienda, pensiones y liberalización de mercados.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aprovechó ayer la presentación de su informe preliminar sobre la economía española para rebajar hasta el 2,6% la previsión de crecimiento para 2005.

La institución ya había recortado las estimaciones para España hace sólo mes y medio, durante la celebración de su asamblea anual. Entonces, rebajó el PIB estimado del 3,3% al 2,9%. Ahora, en noviembre considera que las incertidumbres sobre el precio del petróleo y los tipos de interés (al alza) 'aconsejan ser más prudentes', dejando el PIB español previsto en sólo el 2,6% (al igual que ha hecho la Comisión Europea). Ello supone cuatro décimas menos de la estimación oficial del Gobierno.

A pesar de que todos los organismos internacionales, ofrecen previsiones más bajas que el Ejecutivo para 2005 el secretario de Estado de Economía, David Vegara, insistió ayer en que el Gobierno español no va a variar su previsión oficial. No obstante, reconoció que 'es cada vez más difícil' alcanzar el 3%.

El Fondo pide al Gobierno que se 'resista' a una rebaja de las cotizaciones

Aparte de previsiones macroeconómicas, el informe del FMI da un aprobado a las líneas generales de la política económica del Gobierno. 'El Fondo apoya los tres objetivos primordiales, de estabilidad presupuestaria, transparencia en las cuentas y productividad', destacó ayer Vegara.

El FMI valora el 'tono neutro' de los Presupuestos de 2005, frente al 'ligeramente expansivo de 2004', y aplaude la próxima reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria para introducir el concepto de 'estabilidad a lo largo del ciclo', que permitirá registrar déficit públicos en años en los que la coyuntura no vaya bien a cambio de obtener superávit en los momentos altos del ciclo.

La institución efectúa otras recomendaciones, algunas ya clásicas en su línea ortodoxa. Entre ellas, la de avanzar en la reforma del sistema de pensiones. Insiste en que en este campo 'se ha progresado de forma decepcionantemente lenta desde 1997'. Un apunte curioso, ya que el actual director del FMI, Rodrigo Rato, fue el máximo responsable de la política económica de España desde 1996 hasta marzo de este año.

Precisamente ayer, Rato pidió a su sucesor en el Ministerio de Economía, Pedro Solbes, que dé continuidad al modelo de crecimiento económico. 'La base es buena pero hay que seguir con las reformas estructurales emprendidas años atrás', dijo Rato a Radio Intereconomía.

El FMI quiere modificaciones en la política laboral, fiscal, del suelo y un mayor impulso liberalizador para afrontar los principales problemas de la economía, que son 'la consecución del pleno empleo, la contención del endeudamiento de las familias y la sostenibilidad de la finanzas públicas a largo plazo', amenazada por el envejecimiento de la población.

Respecto a este último asunto, el Fondo recuerda que el actual superávit de la Seguridad Social no debe servir para recortar el ahorro público previsto para paliar el mayor gasto en pensiones futuras. Por ello, pide al Gobierno que 'resista' las presiones para rebajar las cotizaciones sociales. Tal pretensión ya ha sido puesta sobre la mesa por la patronal CEOE y considerada por altos cargos del Ministerio de Trabajo. Desde el Ministerio de Economía, Vegara, insiste en que 'no hay aún ninguna decisión adoptada'.

El Fondo también pone la lupa sobre las administraciones territoriales, que absorben ya la mitad del gasto público. Concretamente, sugiere a las regiones que fijen un techo anual de gasto y creen un fondo para gastos extraordinarios.

El plan de vivienda 'es insuficiente'

El 'Plan de Choque' de la Vivienda, presentado por la ministra María Antonia Trujillo hace varios meses, introduce, a juicio del FMI, medidas para promover el 'poco desarrollado' mercado del alquiler pero, en cualquier caso, éstas 'son insuficientes'.

Por eso recomienda otras acciones como eliminar progresivamente las 'asimetrías fiscales' para la compra y el alquiler. Rato llegó a decir ayer que los incentivos a la compra 'ya no son necesarios' en España. El secretario de Estado de Economía, David Vegara reconoció ayer que actualmente hay una desproporción entre las cuantiosas deducciones fiscales por compra de vivienda y las que se ofrecen por alquiler, situación que 'deberá corregirse', según Vegara, en la próxima reforma tributaria que prepara el Ejecutivo.

El FMI insiste también en mejorar la regulación del alquiler (la Ley de Arrendamientos Urbanos está obsoleta para muchos fiscalistas) y reformar también la Ley del Suelo para abaratar los costes de los componentes del precio de la vivienda.