Endeudamiento familiar

El crédito para compra de vivienda crece al ritmo más alto en 14 años

El volumen de crédito global para la compra de una vivienda aumentó un 24,8% en agosto y alcanza ya 541.000 millones. Es la tasa de aumento más alta desde 1990. El mayor recurso al préstamo ha elevado de nuevo el endeudamiento de las familias, según reconoce el Banco de España.

Los bajos tipos de interés actuales y el precio desmesurado de la vivienda en España siguen cebando el mercado financiero de los préstamos hipotecarios hasta límites insospechados.

Durante agosto, la contratación hipotecaria ha mantenido un comportamiento muy expansivo. Este tipo de crédito ha crecido un 24,8% sobre el mismo mes del año anterior, una tasa récord no registrada nunca desde que se inició el periodo expansivo del sector en 1996. Incluso, habría que retornar a 1990 para encontrar tasas superiores. El saldo vivo global de endeudamiento se sitúa en 541.682 millones de euros, según datos hechos públicos ayer por la Asociación Hipotecaria Española.

El crecimiento es espectacular, tanto en el ofertado por bancos como el de cajas de ahorro, sin que se vea un mínimo atisbo de cambio de tendencia.

El Banco de España insiste en la fuerte deuda de los hogares derivada de la compra de la casa

'Por ahora no se detectan síntomas claros de desaceleración de la contratación, lo que permite anticipar que también el tercer trimestre de 2004 (aún no hay datos oficiales de septiembre) resultará fuertemente expansivo', indica la citada asociación.

En términos absolutos fueron nuevamente las cajas quienes encabezaron el listado de entidades financieras por volumen de crédito gestionado, ya que en agosto acumulaban un saldo de 266.339 millones de euros, seguidas de lejos por los bancos, con 192.597 millones, y por las cooperativas, con apenas 29.042 millones.

La titulización (transformación de activos en deuda mediante la emisión de bonos) también se disparó. Creció un 82,4%, hasta alcanzar los 48.280 millones

Todos estos datos de agosto, que reflejan la fuerte expansión del crédito hipotecario, sirvió ayer para que el Banco de España recordara el riesgo, cada vez mayor, de pinchazo de la tan cacareada 'burbuja' inmobiliaria, en un sector que lleva ya muchos años con crecimientos vertiginosos.

Según apuntó ayer la entidad que dirige Jaime Caruana en su últimos informe económico, el endeudamiento de las familias españolas alcanzó los 495.100 millones de euros en julio, lo que supone un crecimiento interanual del 20,2%. Y la explicación fundamental pasa por una nueva aceleración de los préstamos para la adquisición de vivienda, que absorben la mayor parte de las deuda de las familias.

Así, mientras el aumento de los préstamos para compra de vivienda se encuentra en niveles cercanos al 25%, los créditos para consumo se están frenando. Concretamente se desaceleraron cuatro décimas en julio, creciendo un 12,8%, casi la mitad que los primeros.

Tipos al 3,38%

Por su parte, los tipos de interés aplicados por las entidades de crédito a las familias están aumentando escasamente. En julio se han situado en el 3,38% para adquisición de vivienda y en el 6,07% para consumo (9 y 3 puntos básicos más, respectivamente).

Este movimiento al alza, casi inapreciable, se justifica por la política monetaria laxa del Banco Central Europeo (BCE). La autoridad monetaria con sede en Francfort lleva más de un año con los tipos de interés oficiales de la zona euro clavados en el 2%, lo que facilita que los que la banca aplica a las familias por la compra de vivienda se mantengan, a su vez, en niveles mínimos, por debajo del 4%.

En sus últimas reuniones el BCE ha apostado por mantener esta situación (sin cambios en los tipos de interés) hasta ver clara la recuperación en la Unión Europea, una reactivación que está costando más de lo deseado en los países de más peso como Francia o Alemania. Por tanto, es de esperar que, al menos en los próximos meses, el precio de dinero en la eurozona quede como está, que es tanto como seguir dando argumentos a las familias para que continúen con su endeudamiento vía crédito hipotecario.

De hecho, la inversión en activos inmobiliarios es, hoy por hoy, las más rentable, ya que no hay otro activo que ofrezca mayor rendimiento. A pesar de todo, las principales tasadoras inmobiliarias (Tinsa y Sociedad de Tasación) confían en que en los próximos meses se frene el alza de los precios de la vivienda, debido a que el endeudamiento está al límite de lo soportable por una familia que, en muchos casos necesita de dos sueldos para atender a sus gastos corrientes y al pago de la hipoteca.

Los criterios de concesión no varían

Con los tipos de interés oficiales (los del BCE) clavados en el 2%, y una fuerte competencia en el sector, los bancos y cajas de ahorro están optando por mantener también sus criterios de concesión de préstamos a pesar de que el endeudamiento familiar es cada vez mayor y eso supone, a su vez, un mayor riesgo para el negocio bancario.

Así lo apunta la última Encuesta sobre Préstamos Bancarios. Según las propias entidades financieras, éstas han mantenido básicamente estables en los últimos meses sus criterios para la concesión de nuevos créditos, tanto a sociedades no financieras como a los hogares.

Tan sólo se han endurecido ligeramente las características prestatarias (garantías, márgenes y comisiones) y en determinados casos.

Y es que las entidades financieras al uso siguen acusando la fuerte competencia de las que operan por Internet (ING Direct, Patagon...) y de algunas extranjeras que desean abrirse cuota de mercado, como es el caso de la británica Barclays, con ofertas más agresivas.