Alemania

La exportación reaviva las perspectivas empresariales en Alemania

El impulso de las exportaciones en Alemania, que ha sostenido el repunte del crecimiento en el primer semestre del año, está reavivando también la confianza empresarial para el segundo semestre. El índice IFO subió un punto en julio tras dos meses de caída. El Bundesbank cree que el crecimiento del PIB superará el 1,7% este año.

El instituto IFO informó ayer de que el índice de confianza empresarial en el conjunto de Alemania subió en julio hasta los 95,6 puntos, frente a los 94,6 puntos revisados de junio, después de haber descendido en mayo y junio.

El presidente del organismo de investigación, Hans-Werner Sinn, destacó que los datos recopilados en julio corroboran la progresiva recuperación de la mayor economía de la zona euro en la segunda mitad del año.

Las empresas alemanas han mejorado notablemente también la valoración de sus expectativas a corto plazo.

En julio se ha producido un ascenso de la confianza en todos los sectores, excepto en el de la construcción.

No obstante hay sensibles diferencias en cuanto al grado de mejoría. En el comercio mayorista se registrado una fuerte subida. En el minorista el alza ha sido más moderada como consecuencia de la debilidad de la demanda interna.

Las empresas industriales, son las más optimistas y prevén un nuevo incremento de las exportaciones, fruto de la pujanza del sector exterior derivada de la reactivación de otras economías europeas.

El Instituto IFO calcula su indicador mediante encuestas mensuales sobre producción, inventarios, pedidos, precios y empleos, realizadas a 7.000 empresas.

Mejora el PIB

Los buenos augurios del índice IFO los resaltó ayer el ministro de Economía y Trabajo, Wolfgang Clement, para quien 'sin duda alguna, la coyuntura económica vuelve a subir' en Alemania. En la misma línea, el presidente del Bundesbank (banco central alemán), Axel Weber, pronosticó un crecimiento económico en Alemania del 1,7% para el conjunto del año.

En un encuentro con la prensa financiera internacional, Weber destacó el cambio de tendencia positivo en la economía germana.

El presidente del Bundesbank prevé una reactivación en el segundo trimestre del año, del orden del 0,5% en relación con las cifras del trimestre anterior. No obstante, Weber mostró su preocupación por la debilidad de la demanda interna, sobre todo, del consumo privado, que no logra impulsar la recuperación de la mayor economía de la zona euro. A su vez, el economista alemán, también miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) consideró que las condiciones monetarias actuales no entorpecen la mejora de la economía de la zona euro, lo que se interpreta como una apuesta por mantener sin cambios los tipos de interés. De hecho, los tipos se encuentran actualmente en la zona euro en el 2%, el nivel más bajo desde 1948.

Con todo, Weber rehusó especular sobre la futura actuación de la entidad monetaria europea en relación con el precio del dinero y destacó que el BCE observará con atención los riesgos inflacionistas que resultan del elevado precio del petróleo.

Guy Quaden, otro consejero del BCE, cree que la actual política monetaria continúa siendo 'neutral' para el crecimiento de la zona, según indicó a The Financial Times.

La autoridad monetaria con sede en Francfort se reunirá de nuevo la próxima semana para decidir sobre el precio del dinero en la zona.

El euro, más estable que el marco

Los precios han subido en Alemania menos desde la llegada del euro que cuando el marco era la moneda nacional, en contra de la 'percepción popular'.

Según un informe publicado ayer por la Oficina Federal de Estadística, desde enero de 2002 hasta junio de este año, los precios crecieron el 3,3%. Sin embargo, en los dos años y medio anteriores a la implantación de la moneda única -es decir, desde junio de 1999 a diciembre de 2001-, la subida fue del 4,3%.

La consideración ampliamente extendida de que el euro ha hecho subir los precios no se ve confirmada con estos análisis, se resume en el informe de dicho organismo. No obstante, hay que tener en cuenta que de 1999 a 2001 la economía alemana vivió una fase de expansión económica que tiró de los precios hacia arriba, expansión que se ha visto muy reducida desde 2002 hasta hoy en día (incluso se alcanzó la recesión técnica).

Además, y a pesar de todo, con el euro se han disparado en Alemania los precios de muchos artículos como los sanitarios (el 20,1%) o el tabaco (el 29,2%).