Agricultura

Espinosa confía en sellar un acuerdo para aplicar la PAC antes de que acabe el año

La ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación, Elena Espinosa, se ha comprometido hoy a alcanzar antes de que acabe el año un acuerdo político con las comunidades autónomas y el sector agrario acerca de la modalidad de aplicación de la Política Agraria Común (PAC) en España.

Durante la presentación del balance anual de la agricultura y ganadería española de Asaja, reconoció que su Departamento mantiene reuniones regulares con comunidades y organizaciones agrarias sobre la modalidad de desacoplamiento (total o parcial) para los sectores de vacuno, ovino y herbáceos, y que existen opiniones "muy diversas y en ocasiones contrapuestas".

Puntualizó que su Departamento ultima un Real Decreto para desarrollar a corto plazo todas las acciones y requerimientos de la condicionalidad, algunos de los

cuales comenzarán en 2005. La ministra subrayó la necesidad de establecer mecanismos adecuados en materia de asignación de derechos de pago único, con el fin de que el próximo año se acometa la "puesta a punto" del sistema de pago único y del reparto de los derechos.

Por su parte, el presidente de Asaja, Pedro Barato, reclamó a la ministra que cierre "lo antes posible" un acuerdo sobre la modalidad de aplicación de la PAC y apostó por la desvinculación total de ayudas a la producción, "políticamente incorrecta" pero "necesaria para la supervivencia" del sector y el mantenimiento de la renta de los agricultores.

Asimismo, pidió una Política Nacional Agraria que dinamice el sector a corto plazo y favorezca el crecimiento de rentas de agricultores y ganaderos. De acuerdo a sus datos, la renta agraria se situó en 21.348,1 millones de euros en 2003, lo que apunta a una caída del 0,5% en su poder adquisitivo.

Rechazo a la reforma del azúcar

Por otra parte, Espinosa reiteró el rechazo del Gobierno al documento de reforma de la Organización Común de Mercado (OCM) del azúcar que el Colegio de Comisarios aprobará mañana en Bruselas, previsiblemente como propuesta, porque las iniciativas que se recogen en la comunicación "son muy negativas para España".

La ministra de Agricultura recalcó que "la propuesta lleva la desaparición de importantes zonas de cultivo y el trasvase de la cuota de unos Estados miembros hacia otros, sin tener en cuenta criterios sociales y olvidando el criterio de cohesión entre Estados". Considera además que la eventual reforma propone un reparto desequilibrado del esfuerzo que tienen que hacer los Estados miembros productores, cargándolo sobre regiones más desfavorecidas, y que no garantiza la renta de los agricultores.

Sobre la futura reforma del azúcar, el presidente de Asaja indicó que la iniciativa del comisario Franz Fischler es "una auténtica barbaridad" que supondrá la desaparición del sector en España. Asimismo, le advirtió contra posibles alianzas con Francia y Alemania, "amigos que sólo van a lo suyo", dijo.