Distribución

Ahold España acumula un beneficio fiscal de 265 millones

Una vez concluida la venta de la filial española de Ahold, el comprador de este grupo de distribución se encontrará con unos beneficios fiscales totales que superarán los 265 millones de euros por diferentes conceptos, en lo que el vendedor presenta como uno de sus grandes atractivos.

Los negocios de Ahold en España han estado lastrados desde hace años por los números rojos, y las expectativas generadas en la multinacional holandesa sobre el mercado español se han visto truncadas hasta tal punto que ha puesto en venta a su filial. Pero el comprador de la compañía se verá agraciado con una serie de beneficios fiscales que, en conjunto, superan los 265 millones de euros, según se desprende del cuaderno de venta entregado a los potenciales compradores.

Una gran parte, 90,5 millones, procederá de los créditos fiscales acumulados como consecuencia de las pérdidas que la empresa ha ido arrastrando desde hace años. A ellos hay que añadir los 13,3 millones de deducciones que, por diferentes motivos, se han generado entre 2000 y 2002. Pero el grueso de estos beneficios procederá del fondo de comercio que permitirá al comprador ahorrarse algo más de 161 millones.

Tras la fusión de Ahold Supermercados y Superdiplo, el fondo de comercio generado y deducible en los siguientes 20 años se elevaba a 1.054 millones de euros. Sin embargo, la compañía reconoce que el 56,3% de este fondo de comercio no es deducible debido a limitaciones legales, por tanto el importe objeto de amortización se eleva a 461 millones de euros en concepto de gasto deducible. Con un tipo impositivo del 35%, la cantidad que el comprador podrá ahorrarse en impuestos se sitúa en 161 millones de euros.

A ellos hay que añadir los citados 90,5 millones en que cabe estimar los créditos fiscales que provienen de las pérdidas de la compañía. Las bases imponibles negativas acumuladas entre 1992 y 2002 se elevaron a 164,6 millones de euros, procedentes de las empresas Superdistribución Ceuta, Ahold Supermercados (y sociedades absorbidas), Ahold Inmobiliaria y DiploNet, según consta en el cuaderno de venta de la empresa de distribución. Las correspondientes compensaciones fiscales son de aplicación entre los ejercicios 2007 y 2017.

A esa cifra hay que añadir los números rojos por importe de 94,1 millones del ejercicio 2003, siempre según el cuaderno de venta, con lo que las bases imponibles negativas suman 258,7 millones de euros. Aplicando de nuevo un tipo impositivo del 35%, se llega a esa cifra de 90,5 millones.

Con los créditos fiscales no activados, la empresa compradora se podría aplicar un ingreso contable equivalente al 35% de las pérdidas una vez que haya garantizado beneficios futuros.

El último capítulo de beneficios tributarios se refiere a los 13,3 millones de euros en deducciones que se generaron entre 2000 y 2002 por diversos motivos y que expiran entre 2005 y 2016. Son aplicables una vez se hayan agotado las bases imponibles negativas.

Por tanto, el comprador o compradores contabilizaran un escudo fiscal total de 265,15 millones de euros y, asumiendo un nivel normal de rentabilidad, tendrá prácticamente asegurados varios ejercicios libres de impuesto de sociedades.

Inversiones

Ahold, que prevé cerrar la venta de sus negocios en España después del verano, invirtió el año pasado unos 83 millones de euros en la apertura de 15 nuevos supermercados y en la reforma de otros 25. La filial facturó 2.074 millones de euros, es decir, un 1,32% más que el ejercicio anterior; sin embargo, no ha logrado salir de los números rojos.

La filial española, que ha intentado seguir con normalidad la marcha del negocio a pesar del proceso de venta en el que está inmersa, cerrará a lo largo de 2004 un total de 44 tiendas de las 65 que reconoce que no son rentables.

La filial española del grupo holandés perdió el año pasado 94,1 millones

Canarias. 133 millones de reserva para inversiones en el archipiélago

Las sociedades con intereses en Canarias tienen derecho a una reducción en la base imponible del Impuesto de Sociedades de la parte de sus beneficios que destinen a la reserva para las inversiones en las islas.

El límite de dotación anual para cada periodo impositivo se establece en el 90% del beneficio no distribuido obtenido en el ejercicio y procedente del establecimiento situado en Canarias.

Esta reserva se considera indisponible mientras dura el periodo de permanencia necesaria de la materialización.

Las dotaciones realizadas por la filial española de Ahold a la reserva para inversiones en Canarias se eleva a 133 millones de euros.

A 31 de diciembre de 2002 se encontraba pendiente de materializar en inversiones el 20% de dicha reserva, sin considerar la inversión realizada en 2002.

Por tanto, las deducciones por inversiones en Canarias pendientes de aplicación a 31 de diciembre de 2002 eran de 11,65 millones, según explicaba la compañía en las cuentas anuales de este año.

La empresa señala que tenía planes de inversión suficientes para materializar todos los importes pendientes.

Las cifras

90,51 millones corresponden a deducciones fiscales generadas entre 2000 y 2002 por diferentes motivos. Se podrán aplicar entre los ejercicios 2005 y 2016.

61,3 millones de beneficios fiscales tendrá el comprador de Ahold España por el 35% de bases imponibles negativas de 258,5 millones.

13,3 millones de euros proceden del fondo de comercio potencialmente deducible a lo largo de 20 años.