UE

Fischler admite ante COAG que la reforma del azúcar será "negativa" para España

El comisario europeo de Agricultura y Pesca, Franz Fischler, ha reconocido a la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) que la reforma del azúcar tendrá consecuencias negativas para España, según ha asegurado el presidente de COAG-Canarias, Rafael Hernández Reyes, tras la reunión del austríaco con las principales organizaciones agrarias europeas COPA y COGECA.

"Fischler reconoce ya que será dura, que tendrá efectos negativos para España", criticó hoy Hernández, para quien el legado del comisario en el terreno de la agricultura es "bastante negativo". "La última perla es la reforma del azúcar, después de los palos sin sentido que nos dio en el algodón, aceite y tabaco", se lamentó.

Sobre las negociaciones con Mercosur para un acuerdo de libre cambio con la UE, cree que la agricultura está pagando en estas conversaciones la apertura de fronteras entre ambas zonas, mientras que otros sectores son los beneficiados. "Esto no es admisible ni sostenible", dijo. COGECA, a la que pertenece COAG, ha pedido a Fischler que suspenda las negociaciones actuales con Mercosur, alegando que la Comisión no puede esperar de los agricultores "que hagan frente a la reforma de la Política Agrícola Común (PAC) y a la Organización Mundial del Comercio (OMC), mientras da un acceso preferencial a algunos de los exportadores mundiales más competitivos, sencillamente para conseguir beneficios en otros sectores".

Sobre las negociaciones en la OMC, ambas instan a Fischler a "mantenerse firme", porque hasta ahora sólo la UE ha hecho una oferta sustanciosa en dichas negociaciones. "En esta fase crucial, lo esencial es que obtenga la garantía de que sus asociados comerciales harán concesiones paralelas a las suyas, en tres pilares: ayudas internas, acceso al mercado y en todas las formas de apoyo a las exportaciones", apuntaron.

Concentraciones el día 14

El conjunto del sector remolachero-azucarero, compuesto por COAG, Asaja, Upa, y Cncrca, se concentrará en Bruselas ante la sede de la Comisión Europea el próximo miércoles, durante la reunión que mantendrá el Colegio de Comisarios que decidirá el futuro del sector. Calculan que más de 20.000 familias, de ellas 7.000 andaluzas, se juegan su futuro ante la reforma de la OMC. Ayer, la ministra del ramo, Elena Espinosa, adelantó que la postura del Gobierno en Bruselas ante la reforma será la de "intentar retrasar todo lo posible" su aplicación.

Ese día, 14 de julio, la Comisión propondrá la reforma con la que los servicios del comisario Fischler pretenden orientar más al mercado esa producción de azúcar, a la espera de que la propuesta de modificación formal de 2005. La OCM del azúcar se basa en cuotas nacionales de producción, apoyos a la exportación y en precios de intervención, acompañados por un sistema de protección en frontera. Bruselas proyecta rebajar cerca de tres millones de toneladas la cuota global de producción azucarera en la UE y, reducir hasta el 37% los precios que se pagan a los productores remolacheros, según los borradores de la propuesta. Estas reducciones se aplicarían de forma gradual, entre 2005 y 2008.