Petrolera

Shell divide su filial española en dos para poder venderla mejor

Shell reestructura su negocio en España como paso previo a la venta. Una vez cerrado el acuerdo en Portugal para transferir a Repsol su red de 303 gasolineras, la petrolera angloholandesa ha decidido segregar en dos sociedades sus actividades en Canarias, Ceuta y Melilla, por un lado, y en la Península, por otro. La finalidad, facilitar su venta.

Shell busca mayor flexibilidad en el proceso de venta de su negocio en España. La compañía ha acordado escindir sus actividades en dos sociedades independientes, una para la Península, donde cuenta con 269 gasolineras, y otra para Canarias, Ceuta y Melilla, donde posee unas 70 estaciones de servicio. Shell ha señalado su intención de desinvertir en sus negocios de estaciones de servicio y venta directa de combustibles en España, excluyendo los gases licuados del petróleo, lubricantes, combustibles de marina y de aviación. La segregación geográfica busca agilizar la operación, prevista para 'los próximos meses' según la empresa

La junta general de accionistas de Shell España acordó escindir parcialmente la compañía mediante la separación de parte de su patrimonio. Por un lado, se decidió crear la sociedad Shell Peninsular, en la que se incluyen la rama de actividad de aprovisionamiento, explotación y comercialización de estaciones de servicio, así como otras actividades relacionadas con dichos establecimientos, como los lavaderos de vehículos, tiendas de conveniencia y hostelería y la comercialización, al por mayor y al por menor, de productos petrolíferos en la España Peninsular. Por su parte, la junta acordó también establecer la sociedad Shell Atlántica, que integrará el negocio de la petrolera en Canarias, Ceuta y Melilla.

La compañía recuerda que el acuerdo de escisión parcial de Shell y la constitución de las dos sociedades está sometido a la condición de que ambas empresas obtengan las autorizaciones necesarias como operadoras al por mayor de productos petrolíferos.

La escisión geográfica puede aumentar el beneficio de la compañía

Candidatas por áreas geográficas

Una vez finalizado el proceso preliminar de estudio de las actividades en España, Shell ha comenzado a recibir las ofertas para su red de gasolineras. Varias compañías han hecho público su interés por los negocios de la petrolera, poniendo mayor énfasis en una u otra región. La segregación de las actividades peninsulares, por un parte, y de Canarias y Ceuta y Melilla, por otra, podría por tanto maximizar los beneficios de la venta para la compañía. Fuentes del grupo no descartan que la empresa decida desprenderse de un segmento y mantener el otro.

Cepsa ha sido una de las firmas que más interés han mostrado por las gasolineras de Shell en España. La empresa presidida por Carlos Pérez de Bricio cuenta con 1.530 estaciones de servicio repartidas por todo el territorio nacional, si bien en Canarias la compañía tiene muy pocos establecimientos en propiedad, la mayoría son abanderadas con la imagen de la empresa, pero en propiedad de Disa Canarias. Hace unas semanas, el presidente de Cepsa confirmó que ha presentado una oferta por el negocio español de Shell, aunque no concretó área de prioridad

Disa es también candidata para hacerse con la red de gasolineras de la anglo holandesa. En principio, resulta más plausible que la canaria esté interesada en una operación para afianzarse en su mercado principal, el archipiélago, más que dar el salto a la Península, donde competiría directamente con su socio en Canarias, Cepsa.

Galp ha considerado igualmente en público realizar una oferta por el negocio de Shell, aunque no ha especificado si el interés principal se centra en la Península, salida natural para la portuguesa, o también incluiría Canarias. La empresa ha manifestado su intención de aumentar un 50% su volumen de negocio en España en el horizonte 2007-2008 y que los ingresos en este mercado supongan un tercio del total, si bien algunos medios locales han apuntado las posibles reticencias del Estado luso, accionista del grupo, a los planes de Galp de expansión en España.

Eni pretendía también adquirir el negocio de Shell en España y Portugal. Tras conocerse el acuerdo con Repsol en el mercado luso, la italiana dijo que la operación en España perdió interés, aunque no ha quedado claro si ha retirado oficialmente su candidatura.

Rebelión de accionistas contra la gestión

Royal Dutch/Shell vivió ayer una de las juntas de accionistas más tensas de su historia, después que el escándalo sobre las reservas que salpicó al grupo se llevara por delante a tres altos ejecutivos y dejara tocada la reputación de la petrolera angloholandesa. La junta, celebrada en La Haya y Londres como corresponde a su estructura dual, se celebró casi dos meses después de lo previsto y durante la reunión se hizo patente el malestar de los accionistas.

En Holanda, el 40% se opuso a una resolución normalmente rutinaria que protege a los administradores de ser investigados por sus actividades en el año en cuestión. También en Reino Unido hubo discrepancias y el 10% de los inversores rechazó aprobar la paga a los ejecutivos, según Reuters.