Energía

Repsol gana la batalla por las gasolineras de Shell en Portugal

Repsol YPF ha dado un paso de gigante en la estrategia de reforzar su presencia en la Península Ibérica. La petrolera ha adquirido a Shell la mayor parte de su negocio en Portugal, lo que la sitúa como el tercer operador en el país luso, con una cuota de mercado del 19%.

Repsol YPF ha resultado vencedora en la puja por la red portuguesa de gasolineras de Shell, que también ha puesto en venta sus estaciones en España. La compañía que preside Alfonso Cortina ha cerrado un acuerdo con el grupo anglo holandés para comprarle las 303 estaciones de servicio en el país luso, aunque el precio no ha sido desvelado en virtud de una 'cláusula de confidencialidad' del contrato.

Repsol logra con este acuerdo imponerse a otras empresas que habían mostrado interés por los activos, como Cepsa y Eni. La operación incluye la mayoría de las actividades de Shell en Portugal, como la venta directa de combustibles y asfalto, combustibles marinos, terminales de almacenamiento y los activos de distribución, si bien quedan excluidos los negocios de lubricantes y gases licuados del petróleo.

La operación contempla también la compra del 15% en la Compañía Logística de Combustibles (CLC) y el acceso a su cartera de contratos de abastecimientos y logística. Repsol YPF considera importante esta compra, ya que le permitirá unir la red de distribución portuguesa con las refinerías españolas. El acuerdo se hará efectivo previsiblemente al final de año, cuando reciba el visto bueno de las autoridades.

REPSOL 14,62 -1,32%

Con esta adquisición, la petrolera multiplica por cuatro la cifra de estaciones en Portugal, a 417 frente a las 114 que tenía a finales de 2003. El grupo hispano argentino, que entró en Portugal hace 20 años, se convierte en el tercer operador del país, por detrás de Galp Energia y British Petroleum. Repsol YPF tendrá una cuota de mercado del 19%, frente a la penetración del 5% con la que contaba anteriormente. Shell Portugal facturó el año pasado más de 1.000 millones de euros, según las cuentas de la sociedad individual.

La operación 'colma en su totalidad la presencia deseada en el país' señaló el presidente de Repsol YPF, Alfonso Cortina. El directivo añadió que la compra 'responde a la política de expansión en mercados del sur de Europa'. El grupo, que ha subrayado su estrategia de crecimiento 'en mercados naturales como el portugués', concentra su red europea de estaciones de servicio en España, Portugal e Italia.

Por su parte, Rob Routs, principal ejecutivo de Shell Oil Products, declaró que la operación 'es consistente con la estrategia de incrementar la rentabilidad de los activos de comercialización (downstream) mediante la concentración en países clave'.

Repsol había mostrado interés en el negocio portugués de Shell, que hace tres meses hizo pública su intención de vender las gasolineras en la Península Ibérica y Canarias. Según la prensa inglesa, podría ingresar 350 millones con la venta de sus estaciones en España y Portugal, donde no lidera el mercado.

Shell ha sufrido en los últimos meses una profunda crisis tras revisar la baja sus reservas probadas de crudo, lo que le costó el puesto a su presidente, Philip Watts. El grupo ha pagado al ex directivo más de 1.600 millones de euros de indemnización.

Mejora la perspectiva de crédito

La estrategia de Repsol de reforzar su situación financiera para acometer proyectos de expansión comienza a tener reflejo en la calificación de su solvencia. Moody's ha elevado la perspectiva de la petrolera de estable a positiva, en vista de una posible mejora del rating, que está en Baa2.

'El cambio en la perspectiva refleja las mejoras financieras y operacionales en Repsol YPF y también la recuperación económica evidente en Argentina' dijo la agencia en un comunicado. Moody's señala que puede elevar la calificación si continúa la mejora del entorno energético o si se logra mayor estabilidad económica en Argentina. Los expertos indican que 'la reducción de deuda tanto en la matriz como en la filial en los últimos años' sitúan al grupo en una 'situación financiera fuerte' para afrontar posibles impactos en Argentina. También han tenido en cuenta 'la estrategia de Repsol de contener su exposición' en el país latinoamericano y la diversificación fuera de Argentina.

Esta visión más optimista continúa una tendencia de las agencias de mejorar la perspectiva de Repsol YPF, tras los esfuerzos por reducir deuda y superada la crisis que atenazó Argentina hace tres años. Standard & Poor's anunció hace unas semanas una revisión con posible mejora y ayer, tras la compra de los activos de Shell en Portugal, la firma confirmó su calificación.

Las cifras

2,5 millones de metros cúbicos son las ventas conjuntas de Shell y Repsol en Portugal. La española sola distribuía 690.000 metros cúbicos.

417 gasolineras tendrá Repsol en Portugal tras la adquisición de la red de estaciones de Shell en el país luso.

0,16% cayó Repsol en Bolsa, en línea con el sector, tras conocerse la operación.

La venta en España, en 'los próximos meses'

Royal Dutch Shell ha dado un nuevo paso en el proceso de venta de activos en España. El grupo ha iniciado 'negociaciones con una serie de compradores potenciales' con el objetivo de 'desinvertir en las actividades de distribución y comercialización de combustibles', una vez finalizada la auditoría sobre esos negocios, según un comunicado difundido ayer por la firma angloholandesa. Entre las actividades que quiere vender, no se incluyen las de gases licuados del petróleo, lubricantes, combustibles marinos y de aviación. Shell prevé dar noticias de la operación 'en los próximos meses', añade la nota.

La petrolera no ha confirmado qué firmas están detrás de sus activos españoles, si bien hay grupos que han hecho público su interés. El presidente de Cepsa, Carlos Pérez de Bricio, aseguró recientemente que su compañía presentaría una oferta no vinculante por las gasolineras de Shell en España y Portugal. También Galp Energia, la mayor petrolera de Portugal, ha anunciado su intención de pujar por la red española, no así en Portugal, dado que ya tenían una cuota de mercado del 38%. En esa situación se encuentra Repsol en España, ya que al tener una cuota superior al 40%, no podrá incrementar su posición hasta 2005.

Otra de las empresas que habían mostrado interés, Eni, decidió ayer retirarse de la puja por las actividades españolas tras perder la posibilidad de hacerse también con las portuguesas. Horas antes de saberse la venta a Repsol en Portugal, el consejero delegado de Eni, Vittorio Mincato, había expresado la intención de la italiana de presentar una oferta vinculante.