Alemania

La confianza empresarial de Alemania cae al nivel más bajo en nueve meses

El índice IFO, que mide la confianza empresarial en Alemania, cayó inesperadamente en junio al nivel más bajo en nueve meses debido sobre todo a que el aumento del desempleo está dañando el gasto de los consumidores.

Las previsiones de los analistas no se cumplieron esta vez, y en contra de lo esperado la confianza empresarial alemana cayó en junio. Así lo indica el índice IFO que mide el clima de los empresarios alemanes y que ha caído en el presente mes a 94,6 desde el 96 revisado en mayo.

Las 7.000 empresas encuestadas por el instituto alemán se mostraron claramente más pesimistas respecto a las previsiones de presente y de futuro de la economía alemana. Especialmente los empresarios del sector del comercio, tanto minorista como mayorista. El progresivo aumento del desempleo está frenando el gasto de los consumidores y ello está pesando sobre el ánimo de los empresarios del comercio.

Constructoras y manufacturas mostraron un deterioro de sus previsiones más moderado, según explicó el presidente del instituto IFO, Hans-Werner Sinn.

Los encargados de elaborar el índice interpretan que la caída de la confianza y de las expectativas presentes y futuras es la prueba de que la reactivación económica alemana aún no se ha robustecido lo suficiente, aunque las exportaciones han sido positivas, debido a la mejora de la economía mundial.

Ante esta debilidad de la recuperación, el presidente del IFO consideró que el Banco Central Europeo (BCE) no debería modificar, por el momento, los tipos de interés en la eurozona.

De esta manera, el instituto considera que con el precio del dinero bajo control, la recuperación de la economía alemana debe partir de la demanda interna.

A ello debería ayudar que el BCE siga sin elevar el precio del dinero en la próxima reunión de su consejo de gobierno el jueves, 1 de julio, tal y como prevén la mayoría de los analistas.

El principal obstáculo a la recuperación de la economía alemana es, según Sinn, que su demanda interna se ha estancado porque el empleo se desvincula cada vez más de la producción.

No obstante, el clima empresarial alemán -que es un importante indicador de referencia de muchos analistas europeos- no se comportó igual en todos los territorios de Alemania.

Los empresarios de los Estados de la zona occidental fueron los más pesimistas en sus previsiones y los principales causantes del retroceso del índice, mientras que los seis Estados federados del Este, sólo bajo ligeramente.

Los pedidos industriales crecen en la zona euro

La economía europea dió ayer un nuevo síntoma de recuperación. Los pedidos industriales de la zona euro crecieron cun 1,8% en abril respecto al mes anterior, mientras que en toda la Unión Europea (UE25) avanzaron un 1,9%, informó ayer la oficina de Estadística europea, Eurostat.

Sin embargo, si se compara este avance con el ritmo de crecimiento de los pedidos industriales hace un año, se ha ralentizado. En abril de 2003 estos pedidos aumentaron un 6% en la zona euro y un 6,7% en la UE25. El incremento de abril estuvo motivado por el crecimiento de la fabricación de equipos eléctricos electrónicos (4,3% en la UE) y por la industria química y metarlúrgica, mientras que los pedidos textiles cayeron un 4,4% en la eurozona.