Petróleo

El brent marca nuevos máximos por la caída de las reservas de gasolina en EE UU

El barril de brent del Mar del Norte para entrega en junio ha ampliado sus máximos hasta niveles de octubre de 1990, al cotizar en Londres a 37,80 dólares. La caída de las reservas de gasolina en 1,5 millones de barriles la semana pasada en EE UU ha dado alas a la cotización del petróleo, que sólo se moderó transitoriamente tras anunciar el lunes Arabia Saudí que la OPEP podría decidir un aumento de la oferta.

44 centavos subía hoy en el International Petroleum Exchange (IPE) londinense el barril de brent, al caer los stocks de gasolina del otro lado del Atlántico.

Según los datos publicados hoy por el Departamento de Energía de EE UU, descendieron la semana pasada en 1,5 millones de barriles, hasta los 202,5 millones. Los analistas esperaban una señal contraria; contaban con que las reservas aumentarían en 2 millones.

Por otra parte, las reservas de crudo aumentaron en ese país en 1,1 millones de barriles, hasta 300 millones de barriles, mientras que la previsión era de un incremento de 1,7 millones de barriles.

Por su parte, los stocks de productos destilados aumentaron sólo en 300.000 barriles durante la semana concluida el 7 de mayo, situándose en 107,5 millones de barriles, cuando la previsión contaba con un incremento de 2 millones de barriles.

A la espera de la OPEP

Los países importadores están cada vez más preocupados por las consecuencias económicas que podría tener la subida de los costes de la energía. Los precios suben en este segundo trimestre del año, precisamente cuando la demanda mundial de petróleo se encuentra en su mínimo estacional. A ese respecto, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha elevado hoy en 330.000 barriles de crudo la demanda diaria mundial para todo el año. Pero desde el inicio de 2004, el crudo ha subido casi 8 dólares, un 24%.

Las preocupaciones por la seguridad de la provisión de crudo de Oriente Próximo, donde reina la incertidumbre, también alienta la carestía. Los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) han anunciado hoy que se reunirán el 21 de mayo en Amsterdam para estudiar un incremento de su producción de crudo, tras los anuncios realizados por Arabia Saudí y Kuwait de elevar dicha producción para controlar los precios.

La intención de ejercer así un control sobre la imparable cotización aplacó el lunes los precios. Pero el efecto no duró mucho. La aerolínea Cathay Pacific ha indicado hoy, por su parte, que los precios permanecerán por las nubes a lo largo del verano, a pesar de los planes del cártel de elevar la cuota de producción de los países asociados.

Algunas aerolíneas han decidido ya repercutir en los precios de sus billetes el elevado coste del combustible, como es el caso de la británica British Airways o la australiana Qantas. Es sólo un ejemplo de los devastadores efectos de los niveles que han alcanzado los precios.

El déficit comercial de EE UU, que acumula mensualmente máximos históricos, alcanzó en marzo la cifra récord de 46.000 millones de dólares. El desequilibrio de la balanza acusa el déficit del petróleo, que alcanzó los 12.500 millones, un 12,6% más que en febrero, debido principalmente a la reiterada subida del crudo. El déficit con los miembros de la OPEP se acrecentó un 19% y marcó un máximo histórico de 5.600 millones de dólares.