Investigación

Zeltia diversifica su biotecnología y presenta estudios contra el Alzheimer

Zeltia comunicó ayer a la CNMV que ha obtenido 'resultados muy prometedores' en el desarrollo de nuevos posibles fármacos en el tratamiento del Alzheimer y de derrames cerebrales. Es la primera vez que Neuropharma, filial del grupo biotecnológico español, hace públicos datos sobre la marcha de sus investigaciones en este terreno.

Con la puesta en marcha de estos estudios, Zeltia pretende 'diversificar la parte biotecnológica del grupo aplicando los productos marinos y así entrar en otro campo de gran futuro' como es el de las enfermedades neurodegenerativas, indicaron ayer fuentes de la compañía, que destacaron que Zeltia mantiene inalterada la estrategia de desarrollar compuestos contra el cáncer. La empresa creó Neuropharma en el año 2000 con el objetivo de investigar y desarrollar 'nuevos fármacos contra diversas enfermedades neurodegenerativas, entre otras el Alzheimer'.

No ha sido hasta cuatro años más tarde cuando el grupo biotecnológico ha anunciado, en el Simposium Internacional de Avances contra el Alzheimer celebrado en Montreal, los primeros informes sobre los estudios llevados a cabo. 'La tesis que se maneja es que los compuestos marinos tienen gran potencial de desarrollo, no sólo contra el cáncer', afirman en la empresa biotecnológica.

PHARMA MAR SA 67,46 -1,52%

Los resultados que se han presentado están basados en los primeros estudios preclínicos (experimentación controlada en animales) in vitro y en vivo de TDZD, una nueva clase de 'potentes inhibidores' moleculares. Neuropharma ha seleccionado tres grupos de moléculas para tratar de encontrar, junto a la colección de muestras marinas de Pharmamar, filial dedicada a la investigación contra el cáncer, 'tratamientos eficaces para la enfermedad de Alzheimer'. La acción de Zeltia apenas sufrió ayer variación en Bolsa, y cerró con un descenso del 0,18%.

Reorientación de Pharmamar

El grupo biotecnológico sufrió el pasado año un fuerte revés cuando la Agencia Europea para la Evaluación de Medicamentos (EMEA) rechazó la comercialización del fármaco Yondelis, uno de sus medicamentos más avanzados contra el cáncer. Tras la denegación de la autorización, la compañía lanzó a principios de este año un nuevo plan de negocio en el que preveía reducir los gastos en un 33% este ejercicio, finalizar las actividades de ventas e iniciar la comercialización del Yondelis, aplicado en sarcoma de tejido blando, durante 2006.

Fuentes de la empresa aseguran que la presentación de los resultados de los compuestos desarrollados por Neuropharma 'no tiene nada que ver con la reorientación en Pharmamar' y que las investigaciones llevadas a cabo por la filial de enfermedades del sistema nervioso 'han seguido su curso de manera totalmente independiente' a las de la empresa dedicada a la investigación oncológica.

Aunque Neuropharma se fundó en el año 2000, el reforzamiento de este negocio se produjo un año después, a raíz de la ampliación de capital que llevó a cabo la biotecnológica. En la junta general de accionistas de diciembre de 2001 se acordó ampliar capital en 420.708 euros, con lo que el capital social de Neuropharma quedó en 480.910 euros.

Esta filial de Zeltia sufrió en 2002 una pérdida neta de 221.720 euros, según se desprende de la memoria del grupo. Ese mismo ejercicio, Pharmamar registró números rojos por 4,09 millones de euros, mientras el grupo consolidado obtuvo un beneficio neto de 4,68 millones de euros. En 2003 Zeltia ganó 2,78 millones.

Por otra parte, Zeltia anunció ayer el nombramiento de Pilar de la Huerta Martínez como directora general de Neuropharma, un puesto de nueva creación. La ejecutiva compaginará esta actividad con sus responsabilidades como directora de desarrollo del negocio de Zeltia, cargo que ocupa en la actualidad.

Neuropharma utiliza muestras marinas de la filial oncológica

fases de investigación Un largo camino por recorrer

l El camino que ha de recorrer un compuesto desde que se observa su posible aplicación para un tratamiento hasta que se convierte efectivamente en fármaco y se aprueba su comercialización es muy extenso.

l En la fase de descubrimiento, que dura entre dos y seis años, se recolectan muestras y se realizan estudios de laboratorio. Pharmamar detecta organismos marinos.

l En la fase preclínica, de entre tres y cuatro años, se realiza una experimentación controlada en animales.

l La fase clínica necesita permiso de las autoridades sanitarias para ensayos con seres humanos. Dura aproximadamente de cinco a siete años. A su vez, consta de tres periodos (I, II y III) en los que se evalúa la toxicidad, eficacia y seguridad del compuesto y se compara con tratamientos similares.

l En la última fase las autoridades aceptan o rechazan la comercialización.