FMI

EE UU se inclina por Rato para el FMI

Rodrigo Rato se perfila de nuevo como director gerente del Fondo Monetario Internacional después de que la candidatura del francés Jean Lemiere sembrara las dudas sobre las aspiraciones del ministro de Economía en funciones. Al menos dos medios de comunicación anglosajones (la agencia Reuters y el diario neoyorquino The Wall Street Journal) apuntan ya la preferencia de la administración estadounidense por el español. La decisión puede conocerse este mismo fin de semana en Londres, donde los ministros de Economía de la UE se reunirán con motivo de la asamblea anual del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD).

En su última reunión, los ministros hicieron oficiales las dos candidaturas europeas, a la espera de que el titular británico, Gordon Brown, sondease, en su condición del Comité Monetario y Financiero del FMI, la opinión de EE UU. Washington parece decantarse por el español, a pesar de que la administración de Bush mantiene una buena relación con Lemierre, actual presidente del BERD. Un acuerdo tácito entre ambos lados del Atlántico reserva la dirección del FMI a un europeo, a cambio de que un estadounidense presida el Banco Mundial.

La cita del BERD en el hotel Hilton de Londres se inicia mañana, aunque la primera reunión plenaria de gobernadores no tendrá lugar hasta el lunes a las nueve de la mañana. Al margen de la agenda oficial, los ministros de Economía de la UE aprovecharán el encuentro para intentar cerrar filas tras el candidato que más satisfaga a EE UU. En el año 2000, el veto de la administración de Clinton frustró la primera candidatura presentada por Europa. Ahora, se ha intentado evitar ese desaire presentando a Washington los nombres de Lemierre y Rato. El primero presenta un perfil eminentemente técnico, mientras que el currículo político del español puede pesar en un momento en que flaquea la legitimidad y la credibilidad de las instituciones monetarias nacidas del acuerdo de Breton Woods (EE UU) en 1944. El nombre que salga de Londres puede ser confirmado oficialmente el próximo 24 de abril, con motivo de las reuniones de primavera del FMI y del Banco Mundial.