EDITORIAL

Aviso del FMI a Bush

El gigantesco déficit fiscal de EE UU, impulsado por los recortes tributarios de Bush y el aumento del gasto por la guerra de Irak, es ya un peligro para el resto del mundo. El FMI ha dado la voz de alarma. EE UU necesita captar gran cantidad de capital internacional para financiar su déficit, lo que reduce los fondos disponibles para el sector privado y, por tanto, aumenta el precio del dinero. El organismo ha pedido a la Casa Blanca medidas más drásticas para contener el gasto. Se antoja difícil que Bush escuche la llamada del FMI, especialmente en un año electoral, con un más que inevitable aumento del gasto militar por Irak, tras asegurar que el déficit no tiene efecto sobre los tipos. Sin embargo, la inflación subió en marzo por cuarto mes consecutivo -también la subyacente- y, alejado el fantasma de la deflación, ya se augura una subida de los tipos de interés, desde el histórico 1% actual. Las Bolsas comienzan a resentirse.