Dimisión

Presiones a Welteke para que dimita por aceptar la invitación de un banco

El presidente del Bundesbank, Ernst Welteke, vivió ayer numerosas presiones para que dimitiera, tras conocerse que en 2001 aceptó la invitación de un banco privado para que pasara varias noches en un lujoso hotel de Berlín.

El presidente del Bundesbank, Ernst Welteke, vivió ayer, posiblemente, el peor día de su vida profesional. El banquero recibió duras críticas y numerosas presiones para que dimitiera por haber aceptado una invitación del Dresdner Bank, una de las principales entidades financieras de Alemania.

Según destapó este fin de semana el semanario alemán Der Spiegel, Welteke, su esposa, sus dos hijos y la novia de uno de ellos pernoctaron durante cuatro días en el Hotel Adlon, considerado el más lujoso de Berlín y situado frente a la majestuosa puerta de Brandemburgo.

Welteke participó en la fiesta organizada por el Dresdner Bank en la capital germana con motivo de la introducción de las monedas y billetes de euro el 1 de enero de 2002. El banco se ofreció a correr con los gastos de alojamiento, que ascendieron a 7.661 euros, y Welteke aceptó porque, asegura, se trataba de una invitación del Dresdner Bank.

La noticia ha provocado un gran revuelo en Alemania, donde algunos políticos han perdido recientemente sus cargos por motivos similares. Welteke, como todo funcionario público, no puede aceptar regalos o invitaciones de empresas privadas. El Bundesbank es responsable de la supervisión bancaria y el Dresdner Bank es una de las entidades a las que debe inspeccionar y controlar.

Se da la circunstancia de que, además, el banquero es el funcionario mejor pagado de Alemania con un salario anual de 350.000 euros, más que el canciller Gerhard Schröder, lo que ha contribuido a caldear más los ánimos.

Fuentes de la oposición conservadora se apresuraron a pedir la dimisión de Welteke o, al menos, su relevo del cargo hasta que todo se aclare. El ministro de Finanzas, Hans Eichel, afirmó que 'es necesario depurar responsabilidades' pero insistió en que, como institución independiente, es el Bundesbank el que tiene que decidir.

Los rumores de dimisión aumentaron tras la convocatoria de una rueda de prensa en la entidad germana que, finalmente, no se celebró.

Welteke ha admitido los hechos en una nota, pero no ha dicho que su conducta fuera incorrecta. El banquero germano informó de que el Bundesbank devolvió ayer mismo al Dresdner Bank el importe de la invitación. La entidad germana ha reintegrado dos días de estancia correspondientes a la 'parte oficial' del viaje y el resto ha sido pagado por el Welteke.