Negociación

Más del 5% del capital de FCC cambia de manos en cuatro días

Los movimientos se suceden en el capital de FCC. Tras el anuncio del inicio de negociaciones entre Esther Koplowitz y Veolia para encauzar la salida de los franceses, el volumen de negociación y el precio se han disparado en Bolsa. En cuatro días el valor ha subido el 7,18% y se han movido más de siete millones de acciones, algo más del 5% del capital.

La crisis accionarial que vive FCC, confirmada al anunciar Veolia la apertura de negociaciones con Esther Koplowitz para venderle sus acciones, ha disparado los movimientos en el capital a través de la Bolsa.

Desde el lunes, se han movido en el mercado, a través en algunos casos de paquetes significativos, 7.146.000 acciones, equivalentes a cerca del 5,4% del capital de la constructora. Si se incluye la jornada bursátil del viernes 26, se han movido 7,92 millones de títulos, el 6% de la sociedad. De forma paralela, la cotización de la acción se ha disparado el 7%, al pasar de 27,9 euros a 30 euros al cierre de ayer.

Fuentes del mercado consideran que puede tratarse de la toma de posición de algún competidor del sector, como Ferrovial, Sacyr Vallehermoso o la propia Acciona, que ya controla el 8,7% de FCC.

FCC 8,65 -1,14%

Entre estas frenéticas jornadas bursátiles destaca la del lunes, donde se movieron 4,98 millones de acciones de FCC, equivalentes al 3,8% de la sociedad. En un jornada bursátil normal el movimiento máximo de acciones de FCC ronda las 800.000. Los rumores sobre la salida de Veolia del capital de FCC empezaron el año pasado. En julio, Acciona compró el 8,7% al holding financiero belga CNP y definió la operación como financiera. En enero, Sacyr Vallehermoso se declaró dispuesto a comprar el paquete del grupo francés.

Cambios en el capital y en la gestión

Los cambios en el capital de FCC en los últimos días coinciden con movimientos en los máximos órganos de gestión del grupo. Mientras Veolia anunciaba la apertura de negociaciones con Koplowitz para venderle sus acciones, la empresaria abría la puerta de la comisión ejecutiva a su marido, Fernando Falcó, que entró en el consejo hace unos meses,