Bolsa

Las reuniones de la OPEP y el BCE infunden nerviosismo a los mercados

Jornada de cautela, con los inversores inquietos por las intensas reuniones que marcarán las próximas dos sesiones. En vísperas de que se reúna mañana en Viena la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Arabia Saudí, Argelia, Venezuela y Libia se han manifestado a favor de confirmar la entrada en vigor del recorte de la oferta de crudo pactada en febrero en Argel para prevenir una caída de los precios.

El precio del barril de brent con entrega en mayo sube un significativo 1,39%, hasta los 32,81 dólares. A la espera de que se disipen las discrepancias, el pacto de Argel estableció una reducción del 4% en la cuota oficial de producción, hasta 23,5 millones de barriles diarios a partir del 1 de abril, pero implicará asimismo una reducción del 10% de la oferta real de enero, que superaba en al menos 1,5 millones la cuota vigente, de 24,5 millones. Kuwait y Emiratos Arabes son partidarios de un retraso de la decisión.

Sube el euro, caen las bolsas

En la renta variable europea, se movió un negocio mínimo que previsiblemente se mantendrá hasta que el jueves, en Francfort, el Banco Central Europeo (BCE) decida qué hacer con el precio del dinero en el área de la moneda única, actualmente en el 2%. La mayoría de expertos cree que se decantará por rebajarlo, ante las presiones que ha recibido la entidad presidida por Jean-Claude Trichet desde hace tiempo por la persistencia de la débil recuperación y la reciente y nueva amenaza terrorista tras los atentados del 11-M en Madrid. Lo que no se atreven a precisar, es cuándo se producirá la rebaja. La divisa europea, que ayer tocó mínimos anuales (1,2047), remontó hasta la zona de los 1,22, desconfiando de que la entidad esté dispuesta a rebajar el dinero mañana, aunque luego volvió a los 1,217.

En Madrid, el Ibex 35 redujo la caída al cierre a tan sólo dos décimas, con lo que logró salvar sus anhelados 8.000 puntos que tanto esfuerzo le costó recuperar ayer. Salvo Repsol, los blue chips (Telefónica, BBVA, SCH y Endesa) registraron importantes caídas. Entre los valores que sí lograron desmarcarse de la tendencia bajista generalizada destacaron aquellos pertenecientes a los sectores eléctrico, inmobiliario y constructor, cuya patronal ha pedido al Gobierno que dé continuidad a los proyectos planificados por el PP y no intervenga en el mercado de la vivienda libre.

Wall Street, ávido de conocer el viernes, el dato de desempleo de marzo, no aportó consuelo al resto de parqués europeos. Bajo su estela de incertidumbre, los mercados no pudieron remontar en el último tramo de la jornada. Los índices francés y alemán CAC y Dax retrocedieron medio punto y un 0,2%, respectivamente, que el FTSE londinense neutralizó.

En Nueva York, los inversores contaron hoy con la importante referencia de confianza del consumidor que publica la firma de investigaciones The Conference Board. El índice cayó a 88,3 puntos en marzo, desde los 88,5 de febrero y, pese a que la cifra fue mejor de la esperada por los analistas, les retrotrajo a las cifras gubernamentales que revelaron que en febrero sólo se crearon 21.000 puestos nuevos en todo EE UU.