Medios

El ex presidente de Vivendi reclama ser juzgado para poder defender su honor

Jean-Marie Messier, que dejó la presidencia de Vivendi Universal en julio 2002 tras las acusaciones de falsedad de cuentas, pidió ayer ser procesado, junto a dos de sus antiguos colaboradores, en relación a la posible manipulación del precio de las acciones del grupo tras los atentados de 2001 en Estados Unidos.

En un mensaje divulgado en prensa, Messier solicitó 'ser procesado desde ahora para defender la decisión legítima' de realizar una serie de compras de acciones de la compañía, por lo que ya han sido acusados el ex tesorero de Vivendi, Hubert Dupont-Lhotelain y el anterior tesorero adjunto, François Blondet. Los dos fueron inculpados, junto a un responsable bancario del que no se dio a conocer el nombre, por posible manipulación del precio de los acciones. Los directivos, todavía empleados en Vivendi, son sospechosos de haber burlado las normas sobre la compra de títulos propios tanto en Francia como en Estados Unidos.

El ex directivo sostiene que procedió 'en interés de sus accionistas a esas compras de acciones, de acuerdo con la posición de la SEC', órgano supervisor estadounidense.

Esta investigación forma parte de un proceso más amplio en Francia y Estados Unidos en relación a la gestión de la directiva encabezada por Messier. El grupo acumuló una deuda que amenazaba su futuro y obligó a la dimisión de su presidente en julio de 2002, en medio de dudas sobre la veracidad de la contabilidad. Los jueces de la sección financiera del Tribunal de París, Henri Pons y René Cros, se encargan de esta investigación, que fue abierta el 29 de octubre de 2002.

La instrucción se inició por las sospechas de 'publicación de balances falsos para los ejercicios cerrados el 31 de diciembre de 2000 y el 31 de diciembre de 2001' y por 'difusión de informaciones falsas o engañosas sobre las perspectivas de Vivendi Universal'. Los magistrados pretenden determinar si las cuentas daban una imagen fiel de sus resultados y si hubo intención de esconder la verdadera situación financiera.