Fusión

Francia lanza una advertencia a Novartis para inhibir su interés por Aventis

El Gobierno francés ha lanzado hoy una sutil advertencia al grupo farmacéutico suizo Novartis para que abandone su oferta por Aventis, sobre la que se cierne la empresa gala Sanofi desde hace meses. París ha reiterado que no desea movimientos en ese sector industrial que dañen el interés nacional francés. La farmacéutica suiza pidió ayer su neutralidad de París y ya se topa con reparos.

Según sostiene hoy Le Figaro, en Matignon resuena desde ayer la constante del primer ministro Jean-Pierre Raffarin, expresada oficialmente la semana pasada, de que "pondremos todo de nuestra parte para evitarlo. No dejaremos que los suizos pongan las manos en lo que Francia ha tardado años en construir".

A tenor de lo que el grupo helvético manifestó ayer, debería bastar para frenar el galope del caballero blanco. Novartis dejó bien claras con qué condiciones procedería a una eventual fusión que, a principios de marzo, el presidente del grupo, Daniel Vasella, ni tan siquiera se planteaba según una entrevista concedida al citado diario. En cualquier caso, Vasella exige ahora dos requisitos indispensables: que Aventis dé luz verde a su absorción y que Francia se mantenga al margen.

Con la reacción de rechazo de París, es probable que el grupo suizo dé marcha atrás, despejando la posibilidad de que sea finalmente la rival Sanofi-Synthélabo la que se haga con Aventis, mediante una oferta hostil de 46.000 millones de euros. Si Novartis decidiera, en cambio, ignorar la postura francesa, el gobierno galo tendrá opciones legales para actuar, aunque es una posibilidad más que remota.

Una cuestión política

Aventis ha peleado con todas sus fuerzas para evitar lo que ya muchos consideran inevitable, la victoria de Sanofi, pero Francia hizo hincapié en que la respaldaría. Sus argumentos: que favorecerá un acuerdo entre empresas francesas, seguirá desempeñando una función estratégica como fabricante de vacunas contra el bioterrorismo y alumbrará al tercer gigante del sector en el mundo.

"Este es un problema político y como el gobierno no cede, Novartis se retirará y Sanofi ganará, quizás aumentando levemente su oferta", dijo Jacques-Antoine Bretteil, gerente de fondos de International Capital Gestion en París a Reuters.