Multa

Microsoft insiste en que su propuesta a la Comisión hubiera sido mejor para los consumidores

Microsoft ha confirmado que apelará ante el Tribunal de Primera Instancia de Luxemburgo la condena de la Comisión Europea a pagar una multa de 497 millones de euros por abuso de posición dominante en el mercado informático europeo. Además ha asegurado que la solución que la compañía había propuesto a la Comisión ofrecía más alternativas para los consumidores europeos y más oportunidades para las compañías de 'software'.

El vicepresidente, consejero general y secretario corporativo de Asuntos Legales y Corporativos de Microsoft, Brad Smith, ha adelantado que pedirán a la justicia que se suspenda una parte de la sanción, especialmente la relacionada con el reproductor multimedia Windows Media Player, que deberá quedar desvinculado del sistema operativo Windows. Asimismo, apuntó que Microsoft podría pedir al Tribunal de Primera Instancia de la Corte Europea de Justicia que suspenda la ejecución de la condena hasta que el asunto se haya juzgado a fondo.

Microsoft ha asegurado que seguirá trabajando "en estrecha colaboración con la Comisión Europea y los estados miembros sobre las cuestiones de seguridad y de protección de la vida privada". "Hemos actuado de forma responsable", ha añadido Smith, quien ha expresado además su intención de "arreglar estas cuestiones lo más rápidamente posible".

Más alternativas para los usuarios

Por otro lado, el presidente ejecutivo de la compañía, Steve Ballmer, ha señalado que la solución que la compañía había propuesto a la Comisión ofrecía más alternativas para los consumidores europeos y más oportunidades para las compañías de software que las modificaciones exigidas por las autoridades europeas.

"Hemos trabajado duramente para alcanzar un acuerdo que solucionara las preocupaciones de la Comisión Europea y todavía nos permitiera innovar y mejorar nuestros productos para los consumidores", dijo Ballmer. "Respetamos la autoridad de la Comisión, pero creemos que nuestra propuesta de arreglo de la semana pasada habría ofrecido más elecciones y beneficios a los consumidores", añadió.

Tres reproductores

Según la compañía, Microsoft propuso ofrecer a los competidores un "acceso sin precedentes" a su propia tecnología, así como que todos los ordenadores que se vendieran en el futuro con el sistema operativo Windows tuvieran que incluir también otros tres reproductores multimedia, lo que supondría la distribución de "más de mil millones" de aplicaciones de la competencia durante los próximos tres años.

La empresa estadounidense también ha señalado que la decisión de la CE "disminuirá las funcionalidades de Windows y limitará la integración de tecnología que interesa a los consumidores"

"A medida que el caso avance, pueden estar seguros de que respetaremos y cumpliremos toda la legislación europea, seguiremos invirtiendo en nuevos adelantos tecnológicos y seguiremos trabajando para llevar nuestras innovaciones a nuestros socios y clientes", ha concluido Ballmer.