Multa

Bruselas impone a Microsoft una multa récord de 497 millones

El comité asesor de la Unión Europea para política de competencia se reunió ayer en Bruselas para calibrar el alcance de la inminente sanción por abuso de posición dominante. El veredicto final se producirá mañana, pero fuentes citadas por Dow Jones adelantaron ayer que la multa ascenderá a la cifra récord de 497 millones de euros.

La opinión del Comité, formado por representantes de los 15 países de la Unión, no es vinculante, pero se espera que el comisario de Competencia, Mario Monti, siga sus orientaciones. La decisión final corresponde a la Comisión Europea, que prevé adoptarla en su reunión semanal del próximo miércoles. La multa puede alcanzar hasta el 10% de la facturación de la empresa, lo que en el caso de Microsoft supondría casi 3.500 millones de euros. La Comisión, sin embargo, no se suele aproximar a ese umbral.

Hasta ahora, la mayor sanción impuesta por abuso de posición data de 1991, cuando la compañía suiza de envasados Tetra Pak fue multada con 75 millones de euros. Desde entonces, sin embargo, la Comisión ha endurecido su política de castigo de prácticas desleales. La farmacéutica Hoffman-La Roche tiene el triste honor de encabezar el tablero de sanciones con una multa de 462 millones por organización y participación en el llamado cartel de las vitaminas.

En el caso de Microsoft, Monti reconoció el jueves pasado 'el espíritu constructivo y colaborador que ha desplegado Microsoft'. Pero el comisario precisó que la multinacional de Redmond ha mostrado ese talante 'durante las últimas semanas'.

Un atenuante, por tanto, que quizá no compense del todo otros agravantes. Entre ellos figuran el largo período de la infracción detectada y la prolongada resistencia de Microsoft a colaborar con una investigación que se inició hace ya cuatro años. En agosto del año pasado, Bruselas dio un ultimátum a la compañía para que formulase sus observaciones a las pruebas encontradas durante la instrucción del caso.

La Comisión considera probado desde entonces que 'Microsoft está utilizando su posicionamiento en el mercado de los ordenadores personales como palanca para imponerse en el de los servidores de gama baja y que al incorporar Media Player a su sistema operativo Windows debilita la competencia basada en la calidad del producto, ahoga la innovación y, en definitiva, reduce las opciones de los consumidores'.

Graves cargos que los abogados de Bill Gates no parecen haber disipado durante el careo celebrado en noviembre con los principales rivales de la compañía. Sólo un año antes, la multinacional había rechazado la oferta de la Comisión para celebrar esa audiencia, convencida aún, quizá, de que el expediente se resolvería con acuerdo.

Peligroso precedente para Bill Gates

Bill Gates, cuya reputación como comercial supera con creces a su currículum como programador informático, puede ver mañana cuestionada para siempre la táctica que ha seguido hasta ahora para dominar los servicios vinculados al ordenador portátil.

La Comisión Europea no puede dictaminar una escisión de la empresa por áreas comerciales, como estuvo tentado de hacer EE UU en el año 2000. Pero el comisario europeo de Competencia, Mario Monti, parece decidido a exigir que Microsoft comercialice su omnipresente programa operativo Windows sin todas las prestaciones posibles. En juego, el programa audiovisual Media Player.

Gates recurrirá ante los jueces este peligroso precedente que pone en peligro su visión comercial.