Petroleras

Shell reestructura sus operaciones en Nigeria

La petrolera Royal Dutch/Shell reveló ayer una radical reestructuración de sus operaciones en Nigeria, que incluirán el recorte de unos 1.000 empleos, reducción de costes y planes de mejora de la producción. Uno de los objetivos es aumentar los niveles de extracción en 500.000 barriles de crudo hasta 1,5 millones de barriles al día en 2006.

La compañía angloholandesa reconoció en enero que había sobreestimado por error sus reservas de crudo y gas en 3.900 millones de barriles, de esta cifra, un tercio (1.300 millones de barriles) correspondía a Nigeria.

El anuncio de reorganización se produjo antes de una reunión en Londres entre directivos de Shell y la Asociación Británica de Aseguradores, que representa a algunas de las mayores compañías de inversión, para tratar sobre el nivel real de reservas de la firma, tras los sucesivos recortes, que abrieron una crisis que culminó con la dimisión el pasado 4 de marzo de su presidente, Philip Watts.

Chris Finlayson, director general de las operaciones en Nigeria, que suponen el 10% de la producción de Shell, señaló que la reestructuración permitirá reducir el coste de extracción de crudo de dos dólares a 1,5 dólares por barril en dos años.

La firma cerrará oficinas y establecerá un único centro corporativo, que podría estar localizado en Port Harcourt, al sudeste del país en lugar de Lagos. Shell también pretende reducir su presencia en la conflictiva ciudad portuaria de Warri, donde más de 200 personas fueron asesinadas el pasado año en enfrentamientos entre etnias rivales.

Los analistas señalan que la reorganización de Shell en Nigeria es similar al de otras multinacionales petroleras, que están recortando operaciones terrestres en el Delta de Niger en favor de extracciones mar adentro, donde se están llevando a cabo descubrimientos de grandes yacimientos petrolíferos.