Bolsa

El Ibex acusa la incertidumbre internacional en zona de mínimos

La "normalidad" con la que el Ibex pudo cerrar la semana anterior, marcada por los atentados del 11-M y sus efectos así como por la victoria socialista en las elecciones generales, ha vuelto a teñirse de incertidumbre. Las amenazas que planean sobre el panorama internacional han conducido hoy al Ibex a un desplome en línea con el resto de índices, en las que el madrileño llegó a cotizar por debajo de los 7.699,10 puntos alcanzados el pasado día 15.

En la última hora de la sesión, consiguió reducir sus pérdidas al 1,9% y quedarse en 7.727 puntos, a apenas treinta del mínimo anual. Sirvieron las palabras del presidente del Banco Central alemán, Ernst Welteke, quien dejó entrever hoy que no hay razón para modificar los tipos de interés en la zona euro, dado que la liquidez actual garantiza un crecimiento no inflacionista. El discurso de Welteke recuperó la tesis del Banco Central Europeo (BCE), en virtud de la cual "el aprovisionamiento de liquidez en las economías europeas" basta y prorroga la subida del precio del dinero que asusta a los inversores y particulares.

Del mapa de los 35 valores del Ibex, sólo TPI se arrimó a la orilla de las ganancias (+3%), a la que no llegó ni tan siquiera Zeltia, que experimentó durante buena parte del día el júbilo por los avances de su antitumoral Aplidin, ya en fase I de ensayos clínicos combatir el cáncer en niños.

Golpe a la confianza de los inversores

En términos generales, la jornada bursátil ha transcurrido con la angustia propia de un escenario internacional incierto que Hugh Johnson, responsable de Inversión en Albany Corporation, resume así: "Hay muchas preocupaciones, ya sea por Israel, Taiwán o Irak, el mundo parece desordenado y peligroso, lo que mina la confianza de los inversores".

æpermil;stos amanecían con la noticia del asesinato, esta madrugada, del líder espiritual de Hamás en un ataque selectivo israelí. Este hecho, que intensifica el miedo a una venganza palestina en forma de nuevos atentados terroristas, se trasladó a los mercados en forma de caída libre. En Europa, el Dax de Francfort y el Cac de París cedieron un 2,4 y un 2,1%, respectivamente, que el Footsie londinense limitó, como el Ibex, al 1,9%. A diez minutos del cierre, y con los inversores atentos a la multa insólita que Bruselas habría impuesto, según Financial Times, a Microsoft por 497 millones, Dow Jones caía en EE UU un 1,1%, tres décimas menos que el Nasdaq 100.

En cuanto a la bolsa japonesa, compartió junto a sus homólogas asiáticas un arranque de semana difícil, con un recorte hoy del 0,87% para su índice Nikkei. La noticia bursátil del día fue la pronunciada caída de la Bolsa de Taipei, que acusó un 6,68% la inestabilidad política que atraviesa Taiwán. El líder opositor, Lien Chan, ha pedido la anulación de los comicios del sábado ante la ajustada victoria del presidente Chen Shui-bian, del Partido Demócrata Progresista.