Boletín Económico

EL BCE recomienda no tocar los tipos para mantener un crecimiento económico "gradual"

El Banco Central Europeo (BCE) considera en su boletín de marzo que hay pocas presiones inflacionistas en el presente en la eurozona y que la recuperación económica en 2004 y 2005 evolucionará "de manera gradual". Para mantener un ritmo de crecimiento moderado en Europa, el organismo cree que su política monetaria actual sigue siendo adecuada, un mensaje que los analistas traducen como una intención de no modificar, por el momento, los tipos de interés, que están desde junio de 2003 en el 2%.

La entidad advierte, sin embargo, de que persisten incertidumbres relacionadas con el consumo privado y desequilibrios en varias regiones del mundo que pueden tener repercusiones para una recuperación sostenida. Para los próximos meses, asegura que ya se puede observar una volatilidad en los índices anuales de inflación, debido

a los movimientos de los precios energéticos y a la subida de los impuestos indirectos. En España, el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha divulgado hoy que el índice interanual de inflación en febrero fue del 2,1%, por encima de la media de la zona euro, que se colocó en el 1,6%, según datos preliminares de Bruselas.

Fortalecer la recuperación

Para el BCE, los indicadores y datos de encuestas apuntan a un crecimiento moderado, también a principios de 2004, y tanto los factores internos como externos dan motivos para esperar que la recuperación se fortalezca este año y después de esa fecha, agrega. A su juicio, también hay razones para creer que el consumo recobrará fuerzas este año, tras la moderada evolución de 2003 y habida cuenta de que a corto plazo han crecido los ingresos por importaciones más baratas, debido a la apreciación del euro, y a recortes tributarios en varios países.

El banco europeo ha desoído los llamamientos del canciller

alemán, Gerhard Schröder, y del primer ministro francés,

Jean-Pierre Raffarin, sobre un recorte de las tasas que incentive el crecimiento. La mayoría de expertos no espera que el BCE haga caso hasta mediados de año, como muy pronto, siempre que la inflación esté contenida, una premisa que por ahora se cumple.