Fondo Monetario

Rato sería el favorito para suceder a Köhler al frente del FMI, según 'Financial Times'

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro de Economía, Rodrigo Rato, es el "candidato europeo más atractivo" para suceder a Horst Köhler a la cabeza del Fondo Monetario Internacional después de que éste haya anunciado su renuncia para presentarse a las presidenciales alemanas, informa hoy el diario Financial Times. El interesado ha asegurado que su candidatura, por ahora, es sólo una "referencia en prensa".

Según el rotativo, el traslado a Washington "daría a Rato una salida digna de la política española", después de que José María Aznar escogiese a Mariano Rajoy como sucesor y candidato a la Presidencia del Gobierno. Entre las ventajas de Rato, el diario económico destaca que es uno de los ministros europeos de Economía con más antigüedad en el cargo, y que los fuertes lazos económicos y culturales entre España y América Latina han hecho jugar a Rato un papel importante en las negociaciones entre estos países, principalmente Argentina, y el FMI.

Los ministros de Economía y Finanzas de la UE (Ecofin) sondearán a Rato, según han asegurado fuentes diplomáticas europeas a EP. "Seguramente, algunos ministros 'bombardearán' a Rato con muchas preguntas", indicaron al respecto. En principio, está prevista la presencia del ministro en la sede del Consejo de la UE ya que se tiene que decidir la sucesión de Domingo Solans en el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE).

El propio interesado ha afirmado hoy, sin embargo, que su candidatura no pasa, en este momento, de alguna "referencia en prensa internacional" y que no se postula como nada. "No hay ninguna candidatura, no hay que correr ni exagerar, hay algunas referencias, que yo agradezco mucho porque nadie se puede sentir molesto por ello, sino todo lo contrario, pero creo que las cosas en estos momentos no pasan de eso", añadió.

Coincide su perfil

Los candidatos deberán tener experiencia en altas finanzas internacionales, han de ser capaces de ganarse la confianza de los banqueros, mercados y gobiernos y de liderar una compleja organización internacional. Pero además deben ser europeos, ya que aunque antes del nombramiento de Köhler hubo intentos de abrir la sucesión a candidatos de otros países, todos los presidentes del FMI han sido europeos desde 1946. Además, si Estados Unidos presentase un candidato, podría perder posibilidades de mantener su tradicional control sobre el Banco Mundial cuando James Wolfensohn abandone el cargo el próximo año.

Lemierre y Brown, otras opciones

Entre los posibles rivales de Rato, el Financial Times destaca al presidente del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD), Jean Lemierre, quien ayer esquivó las preguntas sobre su posible candidatura y confirmó que el consejo del BERD le ofreció la semana pasada un nuevo contrato por cuatro años. Sin embargo, fuentes francesas citadas por el diario reconocen que tener a Jean-Claude Trichet en la presidencia del Banco Central Europeo (BCE) hace muy difícil presionar a favor de su candidato.

Alemania, por otra parte, no tiene una apuesta realmente convincente, ya que su principal candidato, Caio Koch-Weser, no logró el nombramiento en 2000, mientras que el economista jefe del BCE, Omar Issing, carece de la experiencia internacional necesaria.

Otra alternativa a considerar sería, según el diario The Guardian, el ministro de Economía británico, Gordon Brown, que preside el principal órgano de decisión del FMI, el comité monetario y financiero internacional. Sin embargo, Tanto éste como el Financial Times coinciden en que un cargo de cinco años en Washington apartaría a Brown de cualquier posibilidad de llegar a suceder a Tony Blair como primer ministro. En contra de la candidatura de Brown también destaca el hecho de que "tradicionalmente, los europeos continentales se han mostrado reticentes a nombrar a un británico" por los fuertes lazos existentes entre Londres y Washington, según fuentes del FMI citadas por The Guardian, que también sugiere como posible sucesor de Köhler al presidente del Banco Central de Polonia, Leszek Balcerowicz.