Quiebra

Investigan al presidente de Capitalia por la quiebra del grupo Cirio

En la causa, se acusa al presidente de la antigua Banca di Roma de forzar una bancarrota y de estafa, en relación con el hundimiento del grupo alimentario propiedad del empresario Sergio Cragnotti, actualmente en prisión. La imputación de asociación para delinquir con el resultado de estafa la hacen extensiva los fiscales milaneses a Geronzi, Cragnotti, su yerno Filippo Fucile, su abogado Riccardo Bianchini y una quinta persona, al parecer también del mundo de la banca, cuya identidad aún no ha trascendido.

El grupo Capitalia hizo pública hoy una nota en la que señala que Geronzi no participó en ninguna de las conversaciones que decidieron las emisiones de obligaciones de Cirio y que tampoco mantuvo contactos para la salvación del grupo agroalimentario. Además de a Cesare Geronzi, la Fiscalía de Roma investiga por el caso Cirio al presidente del banco San Paolo IMI, Rainer Masera, y al de la Banca Popular de Lodi, Giovanni Benvenuto, siempre en relación con las obligaciones que se pusieron en el mercado cuando la empresa tenía graves dificultades que no hizo públicas.

Similitudes con Parmalat

La instrucción judicial de la quiebra de Cirio dio un giro a comienzos de febrero con la detención e ingreso en prisión de Sergio Cragnotti, muy conocido en Italia por haber sido presidente del club de fútbol Lazio, de la primera división. Cirio precedió en su caída a la también sociedad agroalimentaria Parmalat, el octavo grupo industrial italiano con más de 36.000 trabajadores repartidos por todo el mundo, a la que se le ha descubierto un 'agujero' de 14.500 millones de euros.

Por el caso Parmalat, que ha llevado a prisión al ex presidente y fundador del grupo, Calisto Tanzi, y a sus dos hijos, están siendo investigados los bancos norteamericanos Bank of America, Citigroup y Morgan Stanley. Además del suizo UBS y los italianos Banca Popolare di Lodi y Nestra, sociedad de gestión de ahorros de Banco Intesa.