Resultados empresariales

El ajuste fiscal lastra las cifras de Campofrío

Los cambios en la normativa contable ICAC han pesado en las cifras presentadas por Campofrío para el ejercicio pasado. La compañía obtuvo un resultado neto de 12,02 millones de euros, con una caída del 46,5%. La causa principal estuvo en el gasto por impuestos, que ascendió a 6,8 millones, frente al ajuste positivo de 24,4 millones llevado a cabo el año anterior.

Las ventas netas se situaron en 1.076 millones, un 23,7% menos, debido a la variación del perímetro del grupo, ya que las actividades de alimentos frescos no consolidan desde el 1 de abril. Pedro Ballvé, presidente de la compañía, señaló que la cuota de mercado aumentó un punto, hasta el 20% en marcas propias, lo que la convierte 'en la única empresa del sector' que mejoró su posición relativa. Para este ejercicio, el grupo espera aumentar otro 1%.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) subió un 9,5%, hasta situarse en 100,82 millones. La reestructuración llevada a cabo, que ha supuesto el despido de 169 trabajadores de una plantilla de 2.800 en España, ha posibilitado una reducción de los gastos de personal del 17,6%.

Ballvé reconoció que la compañía 'ha digerido una fusión importante, pero en la actualidad está en condiciones de volver a pensar en un crecimiento orgánico y también a través de adquisiciones'. En este sentido, aseguró que 'se podría llegar a un endeudamiento de cuatro veces el Ebitda' cuando en la actualidad está en 1,5 veces. El objetivo se centra en incrementar las líneas de producto, especialmente platos preparados y de cocina rápida, de mayor valor añadido. En cuanto al área internacional, el grupo considera 'importante consolidar la posición en Rusia y Polonia', y no descarta estudiar posibles compras en esta región, si se diera la oportunidad.