Consenso

Los expertos creen que el BCE mantendrá los tipos el jueves, pese a las presiones

El BCE mantendrá los tipos básicos de interés en la eurozona en el 2% en la reunión de su Consejo de Gobierno del próximo jueves, según el consenso de los analistas, algunos de los cuales han tildado de "contraproducentes" las presiones políticas a favor de un recorte para frenar el impacto del euro sobre las exportaciones. La moneda, que en los últimos seis meses se ha revalorizado un 13% frente al billete verde y el año pasado, lo hizo un veinte, ha llegado a caer desde la pasada semana por debajo de los 1,24 dólares.

Tanto el servicio de estudios de Banco Urquijo como el de BBVA recordaron que el banco emisor nunca se ha dejado influir por las presiones políticas a la hora de decidir sobre su política monetaria, y menos aún cuando estaban tan próximas sus reuniones. La defensa a ultranza de su independencia frente al poder político llevó al ex presidente del BCE, Wim Duisenberg, a confesar en una ocasión "que oía, pero no escuchaba" a los que en aquel momento exigían una reducción del precio del dinero. Michael Schubert, analista del banco alemán Commerzbank, opina lo mismo, así como reflejan encuestas realizadas por las agencias Reuters y Bloomberg.

El canciller alemán, Gerhard Schröder, y el primer ministro francés, Jean-Pierre Raffarin, han subrayado en los últimos días lo conveniente que sería un movimiento en ese sentido. Sin embargo, los analistas coinciden en que ciertos indicadores, como el último dato del IPC o la moderación de la masa monetaria M3, supone una mejora en las perspectivas a corto plazo de la inflación. Por su parte, el actual responsable de la política monetaria en la zona, Jean-Claude Trichet, afirmó que los tipos son ahora "lo suficientemente bajos como para fomentar el crecimiento económico en línea con la estabilidad de precios".

"Pero no hasta el punto de propiciar una bajada de tipos", precisó el analista de Banco Urquijo, quien subrayó que probablemente el BCE reconocerá de algún modo estos factores pero sin dar la impresión de que vaya a haber algún cambio a corto plazo en la política monetaria. "Hay bastante consenso en que no hay ninguna señal sobre un movimiento de tipos, pero también hay expectación por el sesgo y por posibles comentarios sobre los recientes movimientos del euro", explicó una analista de Cajamadrid, quien también coincidió en que al BCE "no le gustan las presiones". Asimismo, mantuvo el escenario de que probablemente se mantendrán sin cambios hasta el último trimestre, cuando experimentarán una ligera subida.