Divisas

El euro se estabiliza en 1,25 dólares

El euro se estabilizó ayer en 1,249 dólares, después de sufrir fuertes caídas en las últimas sesiones por las presiones para que el BCE rebaje los tipos de interés.

La reunión que George W. Bush y Gerhard Schröder mantuvieron ayer en Washington sirvió de poco a la divisa europea. El canciller alemán transmitió al presidente estadounidense su preocupación por el daño que la debilidad del dólar está provocando en las exportaciones alemanas. Bush, por su parte, afirmó que a Estados Unidos le interesa un dólar fuerte.

Estas declaraciones no influyeron en el mercado de divisas, que se mantuvo estable a lo largo de toda la jornada, con una ligera subida del euro del 0,41% al cierre, hasta los 1,249 dólares.

La divisa estadounidense acusó levemente su debilidad tras la publicación de la encuesta de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan, que cayó en el mes de febrero.

El escenario de ayer se suma al de las últimas jornadas, marcadas por la caída del euro, ante las presiones de algunos líderes europeos como Schröder o el primer ministro francés Raffarin para que el Banco Central Europeo (BCE) rebaje los tipos de interés oficiales. El euro bajó un 1,93% entre el miércoles y el jueves, pasando de 1,268 dólares a 1,244.

El BCE, que preside Jean-Claude Trichet, se reúne el jueves para decidir sus próximos movimientos en política monetaria. Aunque son muchos los analistas que dudan que vaya a haber cambios, algunos medios europeos han publicado esta semana las declaraciones de fuentes del organismo que afirman que podría tener lugar una nueva rebaja de tipos, lo que favorecería el descenso del euro.

Sin embargo, Nicolas Gasganas, miembro del Consejo de Gobierno del BCE, afirmó ayer que el actual nivel de tipos es apropiado y que la Europa está creciendo a pesar de la fortaleza del euro.

Ayer se conoció una estimación del IPC de la zona euro en febrero, que con una subida de tan sólo el 1,6% aumenta la presión para que el BCE rebaje los tipos.