Informática

Japón también cerca a Microsoft por presuntas prácticas de monopolio

Las autoridades comerciales japonesas anunciaron ayer que investigan la filial nipona de Microsoft por la presunta violación de las leyes antimonopolio e iniciaron un registro de la sede del gigante estadounidense del software.

La inspección, realizada por la comisión gubernamental del Comercio Justo, se deriva de una cláusula en los contratos de Microsoft con los fabricantes japoneses del sector. Este organismo considera que dicha cláusula impone condiciones injustas a los fabricantes de ordenadores que quieren obtener la licencia del sistema operativo Windows XP. Según fuentes de la industria, la cláusula permite que Microsoft haga un uso indebido de los derechos de propiedad de las patentes de las firmas niponas.

El gigante del software negó ayer que la empresa haya incurrido en ninguna infracción y aseguraron que están colaborando con los ocho inspectores que entraron en su sede a primera hora de la mañana de ayer.

La unidad de negocio de Microsoft en Japón no ha desvelado sus cifras de negocio, aunque la central ha comunicado que ha sido el mayor contribuyente de todo Asia a las cifras globales de la compañía. Para el tercer trimestre, que acabó el pasado 31 de diciembre de 2003, Microsoft anunció unos ingresos de 10.200 millones de dólares.

Actualmente, la compañía se encuentra en negociaciones con la Comisión Europea, que dice que la compañía abusó de su posición dominante y frenó a sus competidores incluyendo su software para reproducir audio y vídeo, Media Player, en su sistema Windows. Las últimas noticias anuncian que la Comisión Europea podría pedir a Microsoft la creación de dos versiones de su sistema operativo para su venta en Europa, uno que incluyera Windows Media y otro que no, vendiéndose este software de forma separada.