Resultados empresariales

Telefónica vuelve a beneficios y recupera negocio

Telefónica ha vuelto a crecer y son ya dos trimestres consecutivos. La telefonía fija y Latinoamérica se han unido a Móviles, que ya no tira sola, pero los beneficios están tocados por la regulación de empleo.

Telefónica Móviles ha dejado de soportar en solitario la pesada carga de aportar crecimiento a los resultados de su matriz. Latinoamérica y la telefonía fija en España han acudido en su ayuda y han provocado un cambio en el signo de los ingresos, que ha sido determinante para el resultado final de 2003.

Telefónica ha vuelto a crecer entre octubre y diciembre, en lo que constituye el segundo trimestre consecutivo de mejora de ventas, y eso es algo que no se producía desde 2001. Con más ingresos, un plan agresivo de recorte de costes, un balance limpio por los saneamientos de 2002 y unos extraordinarios menos abultados, los beneficios han regresado a la cuenta de resultados de Telefónica.

La cifra final de ganancia -2.203,6 millones de euros- está lejos sin embargo de los mejores tiempos de la operadora. Hoy hace justo tres años que Telefónica hizo público el que sigue siendo su mejor resultado hasta la fecha: los 2.504,8 millones ganados en 2000. Los beneficios de su último ejercicio tampoco conceden a la operadora el puesto de liderazgo en la clasificación de la compañía española con mejor resultado; dos bancos la superan. Eso sí, mantiene la primera posición entre las empresas no financieras.

El ajuste de empleo en España supone un coste bruto de 1.372,3 millones

TELEFÓNICA 3,79 -1,20%

Y todo por los costes de la regulación de empleo acometida en Telefónica de España, que han pasado factura en el cuarto trimestre. Es cierto que este año no ha habido limpiezas espectaculares de negocios UMTS ni saneamientos de activos deteriorados, pero sí ha habido un primer plazo del expediente de regulación de empleo al que se han apuntado 5.489 empleados, con un coste bruto que ha ido directamente a extraordinarios de 1.372,3 millones.

Una vez descontado el crédito fiscal, el ERE supone un impacto de 894,5 millones directamente contra resultados. Y el logro de Telefónica ha sido no entrar en pérdidas en el cuarto trimestre, que es lo que hubiera sucedido de no contar con aliados. Pero la operadora ha hecho coincidir el ingreso de las plusvalías por la venta de su participación en Antena 3 en el mismo periodo que el ERE y los 392,3 millones de ganancia extraordinaria han salvado el resultado final.

Sin el coste del expediente de regulación el beneficio de Telefónica hubiera sido histórico y esta vez lo habría conseguido gracias a la mejora operativa, un aspecto que no ha pasado desapercibido para los analistas. 'El crecimiento de los ingresos es alentador', aseguraba a Bloomberg un gestor de fondos. 'La mejora sigue las huellas de la recuperación de las divisas latinoamericanas', añadía Glen Chapman, analista de Ibersecurities.

Y es que la clave del crecimiento de ingresos ha estado en los tipos de cambio de Latinoamérica, que penalizaron el inicio del año y a partir de ahí han ido a mejor. Telefónica logró su primer crecimiento de facturación en dos años en el tercer trimestre, justo cuando Latinoamérica volvió a crecer. En el cuarto, Telefónica de España se unió al alza de ventas, por primera vez en el ejercicio, y el efecto en el grupo no se ha hecho esperar.

En el balance del año Telefónica se queda como estaba. Los ingresos ni suben ni bajan, lo que es todo un avance con respecto a 2002.

A partir de ahí, Telefónica lo ha tenido fácil. Los costes llevan varios trimestres contenidos, así que el Ebitda no ha tenido problemas para crecer un 7,5%. Las amortizaciones también se han reducido, con el consiguiente impacto en el resultado de explotación: el crecimiento es de dos dígitos.

Todas las partidas que están debajo de la más pura línea operativa mejoran, porque la limpieza de 2002 se deja notar. La venta de compañías no rentables -ETI Austria, Azul TV o Antena 3- y la mejora de otras reducen las pérdidas achacables a las empresas asociadas. Los resultados financieros se benefician de las plusvalías por la apreciación del peso argentino y por la gestión de la deuda. El fondo de comercio ya no es lo que era y por muy negativo que sea el ERE no puede compararse con los extraordinarios de 2002.

La combinación de todo ello devuelve a Telefónica a beneficio y genera un flujo de caja libre de 6.312,4 millones -un 27% más-, una cifra suficiente para que los analistas consideren que la operadora puede elevar su política de dividendos.

La autocartera se eleva hasta el 0,8%

Más acciones propias. Telefónica ha ido poco a poco cumpliendo la promesa realizada en octubre. En la reunión con analistas se comprometió a destinar 4.000 millones a la recompra de acciones hasta 2006, lo que suponía el 7,5% del capital en ese momento. Según las cifras anunciadas ayer, a cierre de año tenía un 0,8%. Ya sólo queda un 6,7% adicional.

Sigue la limpieza. Aunque el año de los saneamientos por todo lo alto fue 2002, el ejercicio pasado no ha roto la tendencia. Telefónica ha disuelto, liquidado o vendido un buen número de empresas, como Antena 3, Playa de Madrid, la cabecera holandesa de Emergia, Telefónica North America, así como varias participadas de Katalyx y de Terra, entre otras.

Atlanet sale con minusvalías. Una de las empresas que ha desaparecido de Telefónica ha sido Atlanet, la sociedad de telefonía fija italiana, y lo ha hecho con minusvalías. La operadora ha venido su participación por 24,79 millones, lo que ha supuesto una pérdida de 25,78 millones.

España no está sola. La filial nacional de telefonía fija ha concentrado buena parte del recorte de empleo del grupo, pero no ha estado sola. Las operadoras de Brasil y Perú también han visto reducido su personal. La plantilla promedio de Telefónica durante 2003 ha sido de 149.465 personas, 8.039 menos que en 2002.

La deuda baja un 14,6%. Telefónica ha demostrado un año más su capacidad para gestionar el endeudamiento. La deuda total se reduce un 14,6%, hasta 19.235,3 millones. Buena parte de ello es por la generación de caja, pero también por el efecto del tipo de cambio, que resta 859,4 millones. Además, la operadora logró 235,3 millones de ingreso financieros por convertir a euros la deuda brasileña en dólares.

Lo que aporta cada negocio

Telefonía móvil

Es el negocio que más aporta en todas las líneas de la cuenta de resultados. Suyos son el 36,7% de los ingresos consolidados y el 36,4% del Ebitda. Cuando se habla del beneficio, Telefónica Móviles destaca con luz propia. Ganó

1.607,9 millones el año pasado, frente a los 2.203.6 millones del grupo.

Telefonía Fija

Telefónica de España ha vuelto a pérdidas en el cuarto trimestre por el impacto de la regulación de empleo y ese mismo efecto ha hecho caer un 78% el beneficio anual, pero la clave de sus resultados está en la parte alta de la

tabla. Vuelve a crecer en el último trimestre, gracias al

tirón del ADSL y las nuevas promociones. El tráfico tradicional, sin embargo, sigue a la baja y en el año su facturación cae, aunque no su Ebitda. Cierra 2003 con

una cuota en el mercado de tráfico de voz del 77%.

Latinoamérica

El tipo de cambio ha dejado de jugar en su contra y en el cuarto trimestre crece un 13,6%. En el acumulado del año, la filial que gestiona la telefonía fija en Latinoamérica vuelve a beneficios, ahora que los gastos financieros se han

contenido y el peso argentino aporta plusvalías. Brasil

y Argentina crecen en moneda local, y sólo Chile impacta a la baja.

Atento

La reorganización primero financiera y luego operativa de Atento empieza a dar sus frutos. A pesar de que la facturación cae en el año y de que hay pérdidas en el acumulado, la filial ha logrado entrar en rentabilidad

en el cuarto trimestre. También está en beneficios

el negocio de contenidos y media, pero es por la venta de Antena 3.