Telefonía

Las 'telecos' recogen el fruto del saneamiento

El dinero ha vuelto a las empresas de telecomunicaciones. Un análisis de Goldman Sachs sobre el sector cifra la generación de flujo de caja libre a nivel global en 0,5 billones de dólares (0,39 billones de euros) en los próximos tres años. El dilema es ahora dónde destinar el dinero. 'Los tipos de interés son tan bajos que reducir deuda no es prioritario y la tasa de penetración hace que las posibilidades de crecimiento orgánico sean limitadas; la fórmula para avanzar pasa obligatoriamente por aumentar dividendos, hacer operaciones de recompra o nuevas inversiones', explica Miguel Jiménez, de Renta 4.

'Es uno de los sectores más atractivos, con empresas poco endeudadas y que necesitan invertir', reconoce Iván San Félix, de Intermoney, que señala a Telefónica y Deutsche Telekom como sus valores preferidos. 'Pero, con los síntomas de agotamiento que tiene la Bolsa y las fuertes subidas que ha experimentado ya, este es uno de los sectores con más riesgo a corto plazo'.

De hecho, Telefónica acumula una revalorización en 12 meses del 47,1%; Portugal Telecom ha mejorado en 52 semanas un 55,9%; Deutsche Telekom, un 41,8%; Telecom Italia, un 31,3%; France Télécom, un 21,63%.

En 12 meses, Telefónica acumula una revalorización del 47,1%

'Es un sector que se está poniendo muy caro y no vemos demasiado potencial en él', advierte Luis Padrón, de Beta Capital. Este analista reconoce, no obstante, que las empresas tienen ahora margen suficiente para elevar con facilidad la rentabilidad por dividendo hasta niveles del 4,5%. Una meta en la que se aún se encuentran lejos empresas como Telefónica, que tiene una rentabilidad del 3,04%.

Algunos expertos lanzan un mensaje de mayor optimismo. 'El sector ha pasado de ser uno de los diablos a ser uno de los motores de la Bolsa por varias razones: los problemas de endeudamiento han quedado diluidos, las empresas han demostrado tener una enorme capacidad para generación de caja y las nuevas unidades de negocio, como el UMTS, están funcionando muy bien', resume Jordi Falgueras, de Gaesco.

El flujo de caja ha saltado ya de los balances a los titulares. Ayer, France Télécom anunció la recompra del 29,4% de su filial de acceso a Internet Wanadoo por 3.800 millones de euros y la holandesa KPN admitió haber lanzado una oferta de 13.600 millones de euros por la operadora británica Mmo2, una operación que no fructificó. La semana pasada, Cingular ganó a Vodafone la pugna por el control de AT&T al desembolsar 41.000 millones de dólares. 'Las operadoras independientes de móviles van a ser compradas porque las empresas con más capitalización están dispuestas ahora a pagar un premium mucho mayor', prevé Rui Cesáreo, de Espírito Santo.

Tras dos años de parálisis, las telecos se ven obligadas a ponerse en movimiento.

Colocar filiales, un buen negocio

Tras una carrera que le ha llevado a subir un 52,5% en 12 meses, el recorrido de Telefónica Móviles se agota, a juicio de Jordi Falgueras, de Gaesco. El analista considera que los activos de Móviles 'están sobrevalorados' y que los pares europeos cotizan a un 'precio mucho más atractivo'.

Pero la compañía puede prestar aún un gran servicio a su matriz. 'La posibilidad de que Telefónica coloque el 49% del capital de Móviles multiplicaría el atractivo de la matriz'.

Falgueras explica que, actualmente, las grandes del sector 'no están cotizando correctamente, sino con un 'importante descuento'.

En estas circunstancias, la colocación en Bolsa de las filiales de móviles se convertiría en 'el principal catalizador para una valoración correcta' de las empresas matrices.

En el caso de Telefónica, Gaesco cree que la empresa tiene capacidad para subir 'sin problemas' dos o tres euros más por cada acción.

Los títulos de la empresa que más pondera en el Ibex han pasado en pocos meses de cotizar a 10 euros a venderse ahora por más de 13 euros.