Ferrocarril

Renfe inicia la mayor compra de trenes de su historia

Renfe ultima la compra del mayor paquete de trenes de su historia. La operadora tiene previsto repartir entre Talgo-Bombardier y Alstom-CAF un pedido hasta de 166 trenes de alta velocidad, con un presupuesto total máximo de 2.000 millones de euros. La formalización de todo el pedido podría producirse en dos consejos de administración sucesivos.

A tres semanas de las elecciones generales, el Gobierno tiene previsto iniciar la mayor adjudicación de trenes realizada por Renfe en su historia: 166 unidades, casi todas de alta velocidad, por un valor máximo de 2.000 millones de euros.

Si no hay sorpresas de última hora, el consejo de administración de la operadora repartirá este gigantesco pedido, que se articula a través de seis concursos, entre dos consorcios: Talgo-Bombardier y Alstom-CAF, por lo que Siemens, adjudicataria de 16 AVE hace tres años, sería la gran derrotada.

La adjudicación tendrá muy en cuenta, por tanto, el rendimiento de los trenes ya explotados por Renfe, los problemas económicos del fabricante español y la multinacional francesa, los incumplimientos del gigante alemán y la apuesta de CAF por la tecnología del sistema de cambio de ancho.

El concurso estrella, el más disputado de todos por tratarse de un tren bandera, es el suministro de entre 32 y 40 unidades de tren de muy alta velocidad. Con un presupuesto máximo de 825 millones, irá a manos, si no hay sorpresas y se adjudica hoy, de Talgo y Alstom, aunque, previsiblemente, la empresa de la familia Oriol lograría más unidades que la firma fabricante del TGV. Probablemente, la primera contratará entre 20 y 26 trenes, y la segunda entre 12 y 14, aunque todas ellas de dos pisos.

Sin embargo, a última hora de ayer, Renfe, ante las fuertes presiones de la industria, estudiaba aplazar la resolución de esta licitación.

La entrada de Alstom en este pedido se enmarcaría también en la mejora de las relaciones España-Francia, reflejada en la lucha contra el terrorismo, y vendría a aliviar los problemas del grupo francés tras su colapso financiero y el posterior rescate por parte del Estado francés.

El segundo pedido en importancia se refiere al suministro de lanzaderas para trayectos regionales. Renfe planea comprar unas 20 unidades, presumiblemente a la alianza de Alstom y CAF.

Pedido millonario, financiación pendiente

Se trata de la mayor compra de material móvil de la historia de Renfe. 166 de trenes de larga distancia y regionales, que hay que sumar a los 62 ya comprados en 2001. En total, 228 unidades, que suponen una inversión, trenes de cercanías al margen, de 3.000 millones de euros.

Sin embargo, este compromiso de gasto, que debe mejorar sustancialmente la posición competitiva de Renfe, no tiene todavía definido el sistema de financiación. La propuesta de Renfe, hacerlo mediante renting, alquiler sin opción a compra, no ha convencido a lo largo de dos años al Ministerio de Hacienda, que exige que la deuda aparezca en balance.

Ahora, Renfe y Angel Trains, una sociedad especializada en alquiler de trenes, elaboran el contrato para que sea aprobado por el departamento que dirige Cristóbal Montoro.